Un hombre en la raya

José Jiménez Lozano

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seix Barral. Barcelona (2000). 221 págs. 2.300 ptas.

Jiménez Lozano (ver servicio 51/00) tiene una muy extensa obra, por la que mereció en 1992 el Premio Nacional de las Letras. En la última década ha acostumbrado a sus lectores a una entrega anual de novela, además de otra publicación de relatos, poesía o pensamiento.

Un hombre en la raya relata, con el habitual estilo de su autor -concisión narrativa, fluidez, castellano rico, sutileza…-, un retrato moral de la sociedad rural española de hoy. El protagonista, César Lagasca, acude a una remota aldea de la frontera española con Portugal, huyendo de un suceso de la guerra civil. Años más tarde va a refugiarse allí de nuevo, para acabar siendo el mentor que aconseja y enseña a todos, con el prestigio que le da su situación de catedrático de griego jubilado y su acogedora humanidad. En torno a esta trama, la narración plantea otras cuestiones, derivadas de la metamorfosis del mundo rural, que se debate entre el respeto de su religiosidad y tradiciones y la presión de una modernidad que parece necesitar destruirlas; a la vez, las consecuencias de la guerra civil siguen pesando en las conciencias y en la vida social.

Este “hombre en la raya” está situado en tierra de nadie, en un confín geográfico permeable a idas y venidas de huidos, agentes secretos y estraperlistas, en una frontera difícil entre la tradición y un posmodernismo que urde engaños y sueños de riquezas en la sociedad rural; y en su propia existencia personal hay un dramático desgarro derivado de su participación en la guerra y su propia íntima historia. El título es una imagen que abre el cauce narrativo para un tema quizá demasiado ambicioso, pero resuelto literariamente con acierto hasta donde puede llegar a solucionarse una cuestión tan compleja.

Ángel García Prieto