Un dios pasea en la brisa de la tarde

TÍTULO ORIGINALUm Deus Passeando pela Brisa da Tarde

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seix Barral. Barcelona (1998). 288 págs. 2.400 ptas. Traducción: Basilio Losada.

Esta novela adopta la forma de unas memorias escritas por Lucio Valerio Quincio, ex-magistrado de Tarcisis, imaginaria ciudad de la Lusitania romana, en el siglo II de nuestra era.

El narrador repasa los hechos más significativos de la vida política y militar de Tarcisis, entre los que destaca la invasión de los bárbaros, que acabó en un peligroso asedio por parte de hordas árabes. Por su elevado sentido del poder, Lucio Valerio, una persona con una gran formación literaria y cultural, rechaza el fácil populismo de otros políticos, que no aprueban sus polémicas decisiones. Esta orgullosa actitud le lleva a vivir aislado y al margen de las disputas políticas domésticas, lo que le acarreará una creciente impopularidad.

El principal detonante de las críticas fue su ambigua actuación durante el proceso contra un grupo de cristianos acusados de atentar contra la unidad del Imperio Romano. Lucio se siente fascinado por el talante de Iuna Cantaber, la hija de uno de sus íntimos amigos, quien se ha convertido en la cabeza visible de los pocos cristianos de Tarcisis, perseguidos con saña y con mentiras por el resto de los ciudadanos. A pesar de su comprometida posición, Lucio Valerio intenta defender a Iuna, aunque no acaba de comprender su actitud de radical entrega a una religión que él no entiende.

El autor advierte en unas palabras liminares que “ésta no es una novela histórica”, a pesar de las apariencias. El escritor y abogado portugués Mário de Carvalho (1944) se sirve de los ingredientes de una novela histórica para plantear complejos problemas de siempre, que van desde la actitud de los políticos ante el poder hasta el sentido último de la vida y el papel que juegan las religiones. La calidad literaria de la novela es bien visible en la capacidad del autor para transmitir sugerencias y a la hora de cambiar de registro y describir tanto episodios bélicos como las perplejidades políticas y sentimentales de Lucio Valerio.

La maestría que revela esta novela la ha hecho merecedora de los premios Fernando Namora y Pegaso y del premio de Novela de la Asociación Portuguesa de Escritores .

Adolfo Torrecilla