Tótem Lobo

Alfaguara. Madrid (2008). 648 págs. 21,50 €. Traducción: Miguel Antón.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Chen Zhu, una víctima de la Revolución Cultural, es el protagonista principal de esta historia. Chen Zu es un estudiante que, como sucedió a tantos otros jóvenes, fue enviado a Mongolia Interior en la década del setenta como castigo por la pasiva actitud de sus padres ante la revolución comunista. En Mongolia, alejado de todo, descubre otra vida y otros valores, y poco a poco se transforma en un pastor nómada.

Sin embargo, hasta allí llegan las consignas del Partido Comunista chino, cuyos incompetentes dirigentes intentan a golpe de decreto cambiar hasta la vida de los pastores nómadas. Chen Zhu no ve con buenos ojos estos cambios, y como otros personajes, se aferra a las tradiciones. En concreto, Chen Zhu siente una especial fascinación por el lugar que ocupa el lobo en la cultura nómada, la figura verdaderamente central y reveladora de esta novela. La obra también tiene una lectura alegórica, en la que se aprecian las influencias de Jack London y el Melville de Moby-Dick.

Las digresiones y consideraciones completan muy bien la acción. En su desarrollo es capital la descripción del mundo agrícola y ganadero de Mongolia: hogar, comida, naturaleza salvaje, cría de animales, luchas, cacerías… La cría de un lobezno por un humano, con todas sus complejidades, permite ir avanzando en el conocimiento de dos mundos distintos. Cada aspecto de la vida está verdaderamente retratado, con todo lujo de detalles.

El autor sabe atraer la atención de los lectores. En sus planteamientos narrativos es sincero incluso en lo espiritual y moral, pues expone la vida a través del Tengger, el “cielo” de la pradera, al cual todos los habitantes hacen referencia, y que expresa la conciencia recta que, conocida y respetada, es la garantía del equilibrio entre todos.

A pesar de sus críticas a los métodos comunistas, Tótem Lobo se ha podido publicar en China, donde ha cosechado un espectacular éxito, lo que ha influido para que en 2007 Jiang Rong recibiese el premio Man Asia en su primera convocatoria. La novela tiene un destacado componente autobiográfico, pues su autor también fue obligado a abandonar Pekín y vivir en Mongolia tras la Revolución Cultural. Jiang Rong es el seudónimo de Lu Jiamin (Jiangsu, 1946), quien pasó dos años en la cárcel por su participación en las protestas de la plaza Tiananmen en 1989.