Tom Jones

TÍTULO ORIGINALThe History of Tom Jones

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cátedra. Madrid (1997). 1.263 págs. 3.000 ptas. Traducción: María Casamar.

Esta novela inmensa, en todos los sentidos, es una de las primeras que prepararon el auge de la narrativa inglesa en el siglo XIX: las hermanas Brontë, Jane Austen, Dickens, Collins, Thackeray… Fue publicada en 1742 en el culmen de su autor, Henry Fielding (1707-1754), que también cuenta en su producción con otras narraciones y obras teatrales. En la primera edición, Fielding hizo poner en la portada que la novela estaba escrita “in imitation of the manner of Cervantes, author of Don Quixote”.

Tom Jones no es una novela de grandes aventuras, sino más bien una historia de amor. Pero lo mejor es el talante irónico, magistral, de Fielding, que se mete con sus críticos, cita a los clásicos, fustiga los estereotipos de la sociedad de su época. Los prólogos de los libros de que se compone la obra son otros tantos breves ensayos que valdrían por sí solos. Si Tom Jones es un mujeriego algo inconsciente, que al final sienta cabeza, Fielding lo castiga con dureza, aunque con sentido del perdón. La novia, Sofía Western, es en cambio una heroína de las de antes: bella, honesta, sincera, generosa y rica.

La rara cualidad de una novela como ésta, aparentemente interminable, es que se entra enseguida en la trama y no aburre en ningún momento. Y la explicación es sencilla: Henry Fielding es un maestro en contar historias; su actitud al narrar es de las que atraen rápidamente la atención.

Otra ventaja de la lectura de Tom Jones es la conexión con los clásicos griegos y latinos, lo que demuestra que en el siglo XVIII toda esa educación era algo vivo y atrayente.

Rafael Gómez Pérez

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares