Tierras de cristal

Anagrama. Barcelona (1998). 232 págs. 1.900 ptas. Traducción: Carlos Gumpert y Xavier G. Rovira.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Con su novela Seda (ver servicio 89/97), este escritor turinés alcanzó un sorprendente éxito en toda Europa. En España, también había publicado con anterioridad el recomendable relato Novecientos (ver servicio 38/97). Tierras de cristal fue su primera novela.

En ella se narran una serie de situaciones protagonizadas por personajes decimonónicos que viven en la imaginaria ciudad europea de Quinnipak y que confluyen en el esclarecedor epílogo. Todos los personajes viven pendientes de sorprendentes destinos, marcados en algunos casos por la genialidad de los proyectos que comprometen su existencia.

La novela tiene páginas estilísticamente brillantes, donde sobresalen los experimentos vanguardistas. Sin embargo, el relato alterna pasajes fascinantes con otros repletos de vacuidad. Los personajes de esta parábola aparecen marcados por la derrota y la amargura. A pesar de su apariencia de levedad, es una novela dura, en la que el fracaso de la vida conduce al asesinato o al suicidio. Aunque no vengan mucho a cuento, tampoco se ahorran explícitas descripciones sexuales, que en ocasiones rozan la frontera de lo turbio.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares