Tela de juicio

Pedro Jesús Fernández

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (2000). 399 págs. 2.800 ptas.

En el siglo XVII Velázquez pinta La Familia (más tarde conocido como Las Meninas) y mediante un juego de planos y espejos ensaya toda una teoría del arte y de su época. Maestro de la insinuación, su aparente objetivismo esconde claves que pueden esclarecer una intriga que se desarrolla siglos más tarde: el descubrimiento de un Velázquez supondría para un directivo del Museo del Prado la ansiada conquista de una plaza fija de conservador; el encargado de la restauración de la tela sospecha que no es auténtica; y de ahí nace una trama policiaca.

La intriga está claramente al servicio de la que parece ser la principal intención del autor: un jugoso comentario sobre su visión del arte y una amena aproximación a un fascinante siglo de nuestra historia. El despliegue de erudición es medido y siempre oportuno, con dosis y lenguajes que lo hacen digerible y que provocan casi siempre la sorpresa y la admiración: anécdotas históricas bien extraídas, curiosos comentarios sobre gemología, emblemática o enología; interesantes aproximaciones a los recovecos de un museo, al mundo de la restauración y de la pintura (no en vano el autor ha sido profesor universitario de Historia del Arte y subdirector general del Museo del Prado). No evita abordar temas técnicos como la realidad virtual o el funcionamiento del cerebro, ni arduas cuestiones de pensamiento como las relaciones entre ciencia y arte.

Los personajes no reciben un tratamiento plano e instrumental; el estilo no renuncia a la elegancia e incluso remata muchos párrafos con cierto lirismo. La amplia documentación se nota en la especie de vídeo-costumbrismo que nos hace tocar lo que se respiraba en el siglo XVII.

En la novela casi todos pueden encontrar lo que buscan (ni siquiera olvida los pasajes eróticos de rigor, breves y sólo levemente descriptivos): entretendrá a los amantes de la acción, agradará a los interesados en el arte y la historia, y parecerá aceptable a los exigentes de la forma. La cuidada edición añade interés a esta nueva novela de Pedro Jesús Rodríguez.

Javier Cercas Rueda