Sostiene Pereira

TÍTULO ORIGINALSostiene Pereira. Una testimonianza

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (1995). 182 págs. 1.450 ptas.

Publicada en Italia el año pasado, esta última novela de Tabucchi es, como indica su título original, una declaración, un testimonio, el de Pereira, que el narrador desarrolla en tercera persona. De esta manera, Tabucchi se limita a ser intermediario de un relato que el protagonista declara ante una tercera instancia eludida, y que es, con palabras del propio autor, “el tribunal de la literatura, el lector”.

Pereira -un maduro periodista, viudo y cardiópata- dirige la página literaria de un diario católico lisboeta. Buscando a un colaborador que escriba sobre la muerte, se encuentra con unos jóvenes revolucionarios. Estos desencadenarán en Pereira una reconversión ético-política, que se verá espoleada por el opresivo ambiente del Lisboa de 1938, acuciado por la dictadura de Salazar y por la guerra civil española, los nazis y el fascismo italiano.

Pereira es un hombre entrañable, que lucha a brazo partido con el colesterol y que quiere con pasión cotidiana a su mujer muerta, con la que habla a través de su retrato. Pero es también un periodista desinformado, que pregunta al camarero del bar los rumores de noticias del exterior. Quizá por eso tiene una idea tendenciosa de la guerra civil española, particularmente de la actuación de la Iglesia. Esta superficialidad le lleva a plantear los asuntos de fondo en términos maniqueos, en los que unos fascistas muy zafios se enfrentan a unos revolucionarios encantadores.

Aunque Tabucchi manipula subliminalmente la ideología que sustenta la novela, Sostiene Pereira es una especie de fábula moral política con suficiente interés y contenido.

Ángel García Prieto