Soria Moria

Algaida. Sevilla (2007). 263 págs. 20 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Espido Freire (Bilbao, 1974) es una escritora sobradamente conocida desde que, en el año 1999, obtuviera el Premio Planeta por su libro Melocotones helados (Aceprensa 172/99). Luego ha publicado, entre otras, Nos espera la noche (Aceprensa 18/04) y Juegos míos (Aceprensa 55/05).

En Soria Moria, Premio de Novela Ateneo de Sevilla, Freire se retrotrae a un mundo ya pasado: una familia inglesa que vive en Santa Cruz de Tenerife antes de la Primera Guerra Mundial. Y en ese idílico y casi fantasioso marco transcurre la historia de dos inocentes amigas adolescentes que poco a poco irán perdiendo su candidez infantil para convertirse en rivales temibles. Soria Moria es un lugar mítico que ambas utilizarán para huir de la aburrida y desencantadora realidad que las rodea, hasta que ellas mismas pasan a formar parte de esa realidad.

Espido Freire utiliza un curioso estilo que mezcla lo sencillo y claro con lo intrigante y oscuro. A veces, este híbrido resulta exitoso, pero otras sólo consigue desconcertar al lector. En Soria Moria encontramos así momentos lúcidos junto a otros de una confusión patente. Y cuando decimos confusión, hablamos de que parece que la escritora se perdiese al contarnos asuntos que no sabemos si de verdad son importantes o no.

Al leer Soria Moria, se tiene la sensación de que se trata de un extraño ejercicio entre la reafirmación de la feminidad actual -por la contraposición que en la mente del lector se hace de la mujer burguesa de principios de siglo con la mujer de hoy- y el escapismo a geografías fantásticas. Al final no queda muy claro si la fantasía es la Soria Moria que está en la cabeza de las protagonistas o la novela que está en la mente de Freire. Esta ya mencionada confusión irá invadiendo la historia, que en su comienzo promete un homenaje a la novela victoriana de Jane Austen, pero que poco a poco se va difuminando para dar paso a una novela escrita según ese modelo pero que hace hincapié en sus ingredientes fantásticos.

Como acierto hay que destacar la estructura cronológica que incluye dos pequeños fragmentos, al comienzo y al final, del futuro de las protagonistas, ya mayores, visitándose por última vez.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares