1705

Señor del mundo

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALLord of the World

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2015)

Nº PÁGINAS290 págs.

PRECIO PAPEL16,50 €

PRECIO DIGITAL4,99 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 39/15

Esta novela, publicada en 1907, se ambienta unos cien años después, es decir, en la actualidad. Tres grandes bloques geopolíticos se disputan el poder global: América, Europa y Oriente. Cuando parece que la tensión generará una nueva guerra de grandes proporciones, un diplomático americano logra el milagro: la ansiada paz mundial. Felsenburgh, un hombre sin pasado, es aclamado como el salvador y consigue llegar a la cúspide del poder.

Es el “Señor del mundo”, una especie de mesías que es investido con plenos poderes para instaurar la nueva época de paz perpetua. Sin embargo, la nueva “religión de la Humanidad”, en teoría basada en los principios de la racionalidad y la tolerancia, pronto empieza a mostrar su cara totalitaria: comienzan las persecuciones contra los credos considerados contrarrevolucionarios, particularmente el catolicismo.

Uno de los mejores logros de Señor del mundo es la sabiduría con que están dosificados los ingredientes narrativos: la trama exterior por un lado; el conflicto interior de los personajes por otro. Sin que la historia pierda impulso en ningún momento, Benson va trazando con maestría la personalidad de los protagonistas, entre los que destaca el padre Franklin, un sacerdote católico.

La conversión de R.H. Benson a los 32 años fue toda una noticia en la Inglaterra del momento. No en vano era hijo del obispo de Westminster (el primado de la Iglesia anglicana), y se había educado en el exclusivo colegio de Eton, junto a la flor y nata del establishment británico.

Los diez años que siguen, hasta su temprana muerte con tan solo 42 años, son increíblemente prolíficos: escribe más de 15 novelas, un libro de relatos, obras devocionales para adultos y niños, numerosos textos apologéticos, cuatro obras de teatro y multitud de artículos. Benson se convierte en uno de los grandes intelectuales del catolicismo europeo del momento. De hecho será la piedra angular del primer “resurgimiento católico” inglés, que incluirá a otros escritores como Hillaire Belloc, G. K. Chesterton o Ronald Knox, en cuya conversión influyó decisivamente.

El papa Francisco se ha referido a Señor del mundo en varias ocasiones, y ha recomendado su lectura. Señor del mundo es, junto a 1984, de Orwell o Fahrenheit 451, de Bradbury, una de las grandes distopías modernas. Sin embargo, a diferencia de estas, la novela de Benson añade a la fábula política una dimensión religiosa y filosófica que aporta profundidad y riqueza a la historia. Su mensaje de fondo resulta muy atrayente en el contexto cultural actual: Benson recuerda que la solución ante los dilemas morales del hombre contemporáneo siempre debe respetar al individuo, y que ningún ideal de Humanidad, por idílico que suene, puede justificar el atropello del hombre particular.