San John Henry Newman. Ensayo biográfico

San John Henry Newman. Ensayo biográfico

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2020)

Nº PÁGINAS472 págs.

PRECIO PAPEL19,95 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Antes de la canonización de John Henry Newman, en octubre de 2019, el público español contaba ya con distintas biografías del primer santo británico de la época contemporánea. El camino lo abrió, en España, José Morales con Newman (1801-1890), que desde su publicación en 1990 se ha convertido para muchos en la primera toma de contacto con su figura.

Desde entonces, y aprovechando la beatificación de 2010, ha aparecido traducida la monumental biografía intelectual de Ian Ker, así como la semblanza que Meriol Trevor escribió originalmente en 1977 para el público anglosajón.

Con estos antecedentes, Víctor García Ruiz llegó a dudar de la oportunidad de su empresa, pero el resultado merece la pena. Tenía bastante que aportar, comenzando por su larga experiencia como colaborador y continuador de la labor de traducción de la obra de Newman, iniciada hace décadas junto al profesor Morales, y que ha dado como frutos sus versiones de la Apologia pro vita sua, de la mayor parte de los ocho tomos de Sermones parroquiales, del segundo volumen de La idea de la Universidad y de la obra cumbre de Newman: La Gramática del Asentimiento. A este bagaje incorpora García Ruiz un exhaustivo conocimiento de la historia y la cultura inglesas, que explica convenientemente al público de habla hispana.

En su juventud, John Henry Newman se distinguió como clérigo anglicano y profesor de Oxford, desde donde lanzó un amplio movimiento de regeneración de la Iglesia de Inglaterra, cuyas raíces doctrinales buscó con denuedo. Convencido de la imposibilidad del empeño, se convirtió al catolicismo en 1845, para iniciar un periplo que no estaría exento de dificultades, hasta que en 1879 León XIII le nombró cardenal.

Todos estos avatares se relatan en seis amplios capítulos cronológicos –más una conclusión– estructurados temáticamente. Esta decisión puede difuminar los muchos frentes simultáneos con los que siempre hubo de lidiar Newman, poniendo a prueba su inaudita capacidad de trabajo; sin embargo, nos permite asumir con claridad asuntos intrincados, sobre todo de su etapa católica, como la gestación de la Universidad Católica de Irlanda, el caso Achilli o el debate en torno al dogma de la infalibilidad papal.

Si hubiera que subrayar un rasgo principal de este libro, sería sin duda su frescura. Se trata de un ensayo biográfico que destila cariño y cercanía, y que explica muchos de los aspectos ausentes en otras biografías, todo ello con la propia voz del cardenal, gracias a su prolífica correspondencia.

Es una pena que los sufrimientos y las alegrías de Newman se entremezclen, con demasiada frecuencia, con la voz del autor, expresada en un tono coloquial algo exagerado y en llamativas opiniones, como la crítica repetida a La idea de la Universidad. Lo cual no es, ni mucho menos, obstáculo para decir que nos encontramos, probablemente, ante la mejor biografía en castellano para quienes deseen adentrarse en la vida de un Newman que, como señala García Ruiz, siguiendo a Ian Ker y al propio Benedicto XVI, puede acabar con el tiempo conformando la nómina de doctores de la Iglesia.