Roma

TÍTULO ORIGINALRim

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Minúscula. Barcelona (2001). 100 págs. 1.100 ptas. Traducción: Selma Ancira.

Nicolái Gógol (1809-1852) vivió en Roma de 1838 a 1842. Allí escribió el primer volumen de su obra maestra Las almas muertas. Y también esta maravillosa novela corta. Empieza como posible historia de una hermosa joven de Albano, Annunziata, y de un joven príncipe que se enamora de ella. Pero la historia sigue con una vuelta atrás: la educación de ese príncipe, primero en Lucca y después en París. Tras un primer entusiasmo por lo francés, vuelve a Italia, muerto ya su padre y heredero de la fortuna. Reduce su forma de vida a una elegante sobriedad y se dedica a conocer Roma, que hasta entonces le había sido indiferente.

Se ve que es en esa parte de la narración donde Gógol introduce sus experiencias con Roma. Quienes conozcan a fondo esa ciudad reconocerán el valor de las descripciones de Gógol; quienes no la conozcan tienen aquí la mejor de las guías.

El príncipe hace un cierto esfuerzo para conocer a Annunziata, aunque cada vez más se da el lector cuenta de que la joven es un símbolo de Roma. Al final, desde lo alto del Gianicolo, quizá la más hermosa vista de Roma, el príncipe, “rodeado de ese paisaje, se olvidó de sí mismo, de la belleza de Annunziata, del misterioso destino de su pueblo y de todo lo que hay en el mundo”. Las ciudades pueden atrapar de ese modo; al menos, algunas; y Roma, seguro.

Rafael Gómez Pérez