Réquiem

Antonio Tabucchi

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama (1994). 142 págs. 1.300 ptas.

Notas para la nostalgia y para el psicoanálisis son estas narraciones a mitad de camino entre el consciente y el inconsciente, entre la fantasía y la realidad, entre el expresionismo y la memoria. Un hombre llega a las doce de la mañana de un domingo estival a una Lisboa vacía por las vacaciones y el calor. Allí se va encontrando con varios fantasmas de su propio recuerdo -su padre, una novia, un amigo…- y del pasado cultural portugués -Pessoa, un personaje de un cuadro del Bosco expuesto en el museo…-, así como otros varios tipos lisboetas que le ayudan a recorrer doce horas hasta la cita final de su jornada. El recorrido es aparentemente errático, pero puede estar marcado por un plan del inconsciente, que revive una época biográfica del autor.

Réquiem tiene bastantes cosas en común con la anterior narración, El ángel negro (ver servicio 38/93), incluso con Los volátiles del Beato Angélico (ver servicio 77/91): son los fantasmas, es algún taimado personaje que sale de uno de los libros para entrar en el otro, es por supuesto Pessoa, es la inquietante reflexión sobre fuertes recuerdos, la dureza del mal, la frialdad de una despedida… En Tabucchi estos sentimientos adquieren la forma de una búsqueda unamuniana, un tanto posmoderna, hermética y surrealista.

Réquiem es un libro difícil, aunque atractivo para los lectores habituales de Tabucchi, quienes encajarán después de su lectura algunas piezas del rompecabezas de su fascinante narrativa.

Ángel García Prieto

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares