Sri

¿Quién soy yo para juzgar?

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALWho am I to Judge? Responding to Relativism with Logic and Love. T

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2020)

Nº PÁGINAS224 págs.

PRECIO PAPEL16,90 €

TRADUCCIÓN

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Edward Sri, doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino, de Roma, es profesor de Teología y de Sagrada Escritura en el Augustine Institute de Denver, autor de varios libros de divulgación sobre temas de doctrina católica y conferenciante prestigioso.

El subtítulo de este texto (“Responder al relativismo con la Lógica y el Amor”) expresa muy bien de qué trata el ensayo. En la primera parte, titulada “El reto”, analiza los puntos más sobresalientes del relativismo dominante en muchos ambientes universitarios, intelectuales y culturales. En la segunda, “Una nueva visión”, ofrece numerosas pautas para actuar en el debate sobre la verdad, con argumentos bien construidos y tono positivo, aunque alerta también sobre los dogmatismos relativistas que, a veces, enmascaran actitudes y conductas inmorales perturbadoras.

Sri comienza explicando la distinción entre la concepción clásica de la libertad y la moderna sobre temas muy variados, como la verdad, la tolerancia o la sexualidad. Ese es el punto de arranque para ir desgranando la debilidad del relativismo y sus contradicciones. Su intención es facilitar un diálogo que ayude a mostrar las deficiencias de este punto de vista, con audacia, poniéndole como contrapunto la belleza de la fe y de sus exigencias morales, que son como el manual de uso para la vida lograda.

El objetivo del libro –de ahí el título– es invitar a ayudar a los demás –sin juzgarlos, sino de un modo atractivo– a salir de esa corriente, utilitarista e individualista, que aboca fácilmente al nihilismo o al cinismo, que Benedicto XVI calificó como dictadura y sobre la que el Papa Francisco ha dicho que hiere mucho a las personas, porque termina en la indiferencia ante los demás.

“Esta es la tragedia del relativismo moral, que provoca que consideremos la ley moral como un obstáculo que se interpone en el camino hacia lo que queremos, y no como aquello que nos ayuda a descubrir la auténtica felicidad. En una cultura relativista, dudamos de que la ley de Dios sea un camino fiable para alcanzar la felicidad y la sabiduría que nos permite enfrentarnos a los desafíos de la vida”, explica. Un libro lleno de sugerencias, claro, pedagógico, para un público amplio, pero especialmente aconsejable para educadores y comunicadores.