Qué fue de los Mulvaney

TÍTULO ORIGINALWe Were the Mulvaneys

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Lumen. Barcelona (2003). 758 págs. 22 €. Traducción: Carmen Camps.

Los Mulvaney son una familia corriente de una pequeña población rural norteamericana. El matrimonio ha luchado por forjar una comunidad a la altura de sus propias ilusiones y de lo que se espera de unas personas respetables. Las primeras páginas describen deliciosamente la inusual complicidad que los une, los códigos que cohesionan unas personalidades marcadas y exitosas. Todo va bien hasta que la hija Marianne sufre un intento de abuso por parte de un compañero del instituto. Cómo influye este hecho en cada uno de los Mulvaney y sus posteriores trayectorias es lo que cuenta esta novela, narrada por el hijo menor.

Qué fue de los Mulvaney es un excelente análisis psico-sociológico de la familia, de conclusiones universalmente válidas a pesar de las peculiaridades culturales estadounidenses. Oates muestra el papel cohesionador de la madre, el perdón y el sentido de hogar frente al peso de las apariencias, el muro del secreto y la discriminación. Y aprovecha esos temas para indagar en otras cuestiones como las relaciones entre justicia y venganza, la influencia del éxito en la felicidad o la cultura de masas.

La novela se lee con gran interés: los protagonistas tienen atractivo, la historia engancha al lector y el ritmo no deja de sostenerse a lo largo de las muchas páginas. La autora narra muy bien las escenas de grupo, transcribe diálogos convincentes llenos de naturalidad, deja intuir sucesos y anuncia pistas manejando con destreza la curiosidad del lector; a veces es sutil y otras directa, consigue no aburrir en ningún momento a pesar de los múltiples escenarios y personajes secundarios. Hay un leve tono de denuncia de las contradicciones de la sociedad del bienestar, especialmente de la hipocresía puritana que vuelve la espalda a lo feo, como si no existiera. Oates (1938), escritora que suena a veces para el Nobel, es muy hábil para resumir situaciones y estados de ánimo complejos con una sola frase o imagen.

Qué fue de los Mulvaney es un libro fácil, por su directo realismo y su linealidad, y al mismo tiempo complejo, pues para hacer entender el valor de cada cosa que ocurre, se rodea su relato de recuerdos, sucesos anteriores y detalles de carácter. Sin duda se trata de una gran novela, que entre otros aciertos evita elegantemente toda sordidez, y que se remata con un positivo mensaje final: los lazos de la sangre son capaces de resistirlo casi todo por encima de la inseguridad que preside las relaciones humanas.

Javier Cercas Rueda