Plaza del Castillo

Plaza del Castillo

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2009)

Nº PÁGINAS381 págs.

PRECIO PAPEL24 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La emblemática Plaza del Castillo, de Pamplona, ciudad natal del escritor y periodista Rafael García Serrano (1917-1988), se convierte en la protagonista de una novela coral que describe el ambiente de esta ciudad durante los Sanfermines del año 1936 y el posterior levantamiento militar. Salvo la última parte, en la que el inicio de la guerra y la respuesta de los principales protagonistas ante estos sucesos es directa y explícita, el resto de la novela es un homenaje a la vida pamplonesa durante sus conocidas fiestas.

Rafael García Serrano elige una serie de protagonistas con los que quiere abarcar diferentes ángulos y perspectivas: el patriarca periodista Menéndez, la soñadora telefonista Áurea, los adolescentes Felisín y Paloma, el impulsivo Ochoa, el falangista Joaquín y su amigo de izquierdas Javier García, el capitán Contreras… La narración pasa de uno a otro contando sus anhelos, su filosofía de la vida, sus ilusiones y cómo viven esos días de fiesta. Rafael García Serrano, con buen oído para los diálogos y una sorprende capacidad para detallar todo tipo de lugares de Pamplona y situaciones costumbristas, consigue que la ciudad, en estado de efervescencia por las fiestas de San Fermín, cobre vida.

Como telón de fondo, como una amenaza, también aparece el clima de enfrentamiento y división que se palpa en la sociedad española, visible incluso en diferentes rincones de la Plaza del Castillo. Sin embargo, el ambiente festivo ha conseguido aparcar por unos días las obsesiones políticas, aunque algunos personajes del bando nacional están preparando lo que ya saben que se avecina. La última parte, la centrada en el inicio de la guerra civil, está contada desde la perspectiva del bando nacional.

No sería justo calificar a La Plaza del Castillo como una novela más sobre la guerra civil, pues no es así. El autor ha querido transmitir, sobre todo, su amor a Pamplona. Para ello, junto con el estilo costumbrista y realista, García Serrano dosifica con soltura las notas poéticas y sentimentales.

El autor, católico y falangista, desempeñó importantes cargos en medios de comunicación franquistas. Además cuenta con una importante trayectoria literaria -libros de relatos, de viajes, memorias, artículos periodísticos-, entre la que sobresale la trilogía La guerra formada por Eugenio o la proclamación de la primavera (1938), La fiel infantería (1943) y Plaza del Castillo (1951).