Piezas en fuga

TÍTULO ORIGINALFugitive pieces

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (1997). 308 págs. 2.900 ptas. Traducción: Eva Cruz García.

La familia de esta escritora canadiense es originaria de Polonia. Anne Michaels es compositora de música y hasta ahora sólo había publicado dos libros de poesía. Con Piezas en fuga ha cosechado un gran éxito, gracias también a una campaña publicitaria que ha hecho coincidir el lanzamiento del libro en quince países a la vez.

La novela cuenta un par de historias, engarzadas con un recurso débil que lastra a la novela en su conjunto: la estructura del libro las convierte en dos argumentos casi independientes. Por un lado, está la historia de un niño judío polaco, Jakob Beer, que consigue salvarse del exterminio nazi gracias a que un paleontólogo heleno le recoge y esconde en la Grecia ocupada; más tarde, emigran los dos a Toronto, y Jakob llega a ser un escritor sobresaliente en Canadá. La otra historia es de un estudiante canadiense, también de origen judío, que viaja a Grecia para buscar los cuadernos poéticos de Jakob Beer, ya fallecido, por el que siente una especial atracción.

La primera parte alcanza en ocasiones una gran calidad literaria: la trama tiene unidad, fuerza y buenas dosis de ternura y poesía. La última parte, narrada por Ben -obsesionado con encontrar en la poesía de Jakob la clave de su propia identidad- es más débil y pretenciosa. Utiliza la poesía para encuadrar las descripciones, recurso que resulta tópico y abusivo, casi una forzada continuación de toda la primera parte. Los detalles de erudición paleontológica llegan a cansar y sobra alguna pequeña escena erótica sin apenas interés.

Ángel García Prieto