Persiguiendo el Sol. La historia épica del astro que nos da la vida

Turner.

Madrid (2012).

755 págs.

34,90 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Dentro de la abundancia de ensayos divulgativos, lo original de Persiguiendo el Sol es su multidisciplinariedad y su modo de enseñar deleitando. El autor se acoge a esta vieja máxima con su estilo ágil, su precisión, la multitud de anécdotas y datos curiosos que entremezcla en cada tema. Richard Cohen recorre la astronomía solar de Babilonia, Egipto y Grecia, las danzas rituales norteamericanas, la historia solar china, los eclipses y la Ilustración, el sol en todas las religiones, la literatura, los cuentos infantiles, los cómics de Tintin, el cine y la política, la ciencia antigua y moderna.

El sol ha sido pintado, es protagonista de la fotografía, de los mitos, de páginas de la Biblia y de milagros; en el yoga se saluda al sol y éste actúa en la vida vegetal y humana, en la medición del tiempo. Cohen aborda datos tanto astronómicos como literarios, históricos y biológicos, instrumentales y anecdóticos: parece que no ha dejado sin mencionar nada que se haya dicho o escrito sobre el sol en cualquier parte del mundo y en cualquier rama del saber.

El libro está bien estructurado: comienza con el sol precientífico para continuar con los primeros astrónomos, las órbitas, Newton y sigue con la ciencia más actual, como el estudio de las manchas solares, y luego la influencia del sol en la vida, en la fotosíntesis. “El sol en el bolsillo” trata de calendarios, relojes de sol y diversos experimentos de comienzos de siglo sobre la energía solar. “Inspirados por una estrella” no solo trata del sol como tema en la pintura, sino incluso de su influencia en políticos y en filósofos.

A continuación llegan los neutrinos y las referencias a la ionosfera y a los cohetes de investigación astrofísica. El clima y el calentamiento global nos acercan a los últimos capítulos sobre la muerte del sol. Pero las investigaciones sobre el astro no cesan y quizá Cohen tendrá que añadirlas en nuevas ediciones.

Persiguiendo el sol es variado e insólito: salta de un tema a otro, de un dato relacionado con un mito a la cita de la película donde se recrea una escena, y de un dato científico a las marcas de protectores solares. Incluso las páginas de citas están ilustradas con chistes gráficos sobre el sol. Y solo hemos mencionado algunos de los temas abordados en las casi ochocientas páginas de este editor que quiso escribir algo que no encontraba en ningún libro.

Cohen ha tardado ocho años en completarlo, y ha viajado a dieciocho países para hacer su trabajo de campo. Ha estudiado casi toda la ciencia relativa al tema y se disculpa con los lectores que hubieran deseado más astronomía. El libro está lleno de ilustraciones, imágenes en blanco y negro y otras en color, en buen papel satinado que lo hacen más didáctico y entretenido.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares