9788490650455_1

Pero… ¿quién mató a Harry?

Alba.

Barcelona (2014).

160 págs.

14,90 €.

Traducción: Concha Cardeñoso Sáenz de Miera.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 07/15

En un pueblecito inglés, un cazador inexperto, conocido en la localidad como “el capitán”, descubre que uno de sus disparos ha mandado a mejor vida a un viandante. Agobiado por el desastre, al advertir que se trata de un desconocido, el capitán se propone ocultar discretamente el cadáver.

Para su desgracia, sin embargo, unos cuantos vecinos aciertan a pasar por allí justo cuando estaba trasladando el cuerpo, de modo que las maniobras, que se suponía que iban a ser clandestinas, resultan imposibles de ocultar.

Con asombro comprueba entonces que ninguno de sus vecinos se sorprende demasiado de verle con un muerto y que tampoco nadie parece reprocharle nada. Luego irá sabiendo que Harry, el difunto, no es tan desconocido y… que quizá no ha muerto como consecuencia de un disparo.

La novela es breve y cómica. No se trata de una novela policiaca como el título podría sugerir. Tiene el tono de una comedia costumbrista. Está protagonizada por un pintoresco puñado de habitantes de un pueblecillo provinciano: el capitán (que en realidad nunca ha sido capitán), un excéntrico pintor arruinado, la solterona, un niño pequeño y su madre, el difunto… Los distintos avatares de la historia los hacen coincidir e intimar.

En su parte central la novela se convierte en una disparatada comedia de humor negro. Casi todo el pueblo acaba tropezando –en algún caso materialmente– con el cadáver de Harry, que va de aquí para allá e incluso es enterrado y desenterrado más de una vez, según los personajes involucrados (en número creciente) consideran más conveniente ocultarlo o sacarlo a la luz. Y, como es una comedia, todo se resuelve felizmente al final.

Jack Trevor Story fue un prolífico escritor británico de formación autodidacta. Pero… ¿quién mató a Harry?, de 1949, fue su primera obra y probablemente su mayor éxito. En 1955 la novela fue llevada al cine por Alfred Hitchcock.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares