Nuevos cuentos de amor

TÍTULO ORIGINALLiebesgeschichten

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

RBA Libros. Barcelona (2001). 272 págs. 19 €. Traducción: Berta Barenberg Freire.

Hermann Hesse (1877-1962), narrador, ensayista y poeta, Premio Nobel en 1946, es uno de los autores más populares y leídos del siglo XX. Dos notas características aportan una firme originalidad temática a sus obras más representativas (Demian, Siddhartha, El lobo estepario): el propósito de iluminar la zona oscura de la condición humana, a fin de poner al descubierto su carga trágica y su incierto destino, y un vago misticismo oriental, cuyo exotismo cautivó a las jóvenes generaciones de mediados de siglo y también a los que promovieron el Mayo del 68.

Tras Cuentos de amor, ahora salen a la luz nuevos relatos del Nobel alemán, muchos inéditos. Estos Nuevos cuentos de amor contrastan en cierta manera con el resto de la producción del autor: aquí parece haber aparcado por un momento sus obsesiones nihilistas -Nietzsche dejó una impronta imborrable en su etapa de formación juvenil- y echa mano de una ternura abierta y esperanzada cuando describe las emociones que provoca el primer amor, cómo se pasa una noche entera llorando por alguien o cómo se puede llegar a desear morir (o matar) por amor. Esto no significa que Hesse se entregue al happy end ni que se dedique a recrear el tópico amoroso tradicional. De hecho, apenas hay un cuento que acabe bien, y sin embargo el romanticismo de los relatos resulta verosímil por tres razones: la habilidad en la construcción de tramas -historias de amor-, la magistral caracterización psíquica de los protagonistas -en su mayoría jóvenes obreros o estudiantes alemanes del cambio de siglo- y un aliento lírico desbordante de optimismo y amor a la naturaleza. Así, de la descripción de una atmósfera bucólica y cálida en una tertulia nocturna de verano pasamos al descubrimiento de una vieja verdad en el corazón del protagonista, que en el amor “es mejor dar que recibir, y que amar es más hermoso y hace más feliz que ser amado”.

La prosa de Hesse es fluida, con frases que rehúyen decididamente la complejidad. El autor prefiere la claridad y la funcionalidad narrativa a la búsqueda de imágenes originales y hallazgos expresivos. El diálogo coloquial y un entusiasmo espontáneo están en la base del estilo de Hesse cuando escribe sobre amores juveniles, y así se entiende la amenidad del libro.

Jorge Bustos Táuler