Noticias, y algo más, sobre la Iglesia

Noticias, y algo más, sobre la Iglesia

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2021)

Nº PÁGINAS158 págs.

PRECIO PAPEL9,90 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En un contexto en que cotiza al alza la “información-espectáculo” contra la que alertó el maestro Kapuscinski, no son pocos los medios de prensa que se apuntan a la táctica del “tú calumnia, que algo queda” cuando abordan temas eclesiales. Abundan, pues, las noticias sesgadas, los ataques gratuitos, las analogías disparatadas entre el mundo de la política y la Iglesia…

Pero habría un modo diferente –y honesto– de hacer las cosas. El periodista José Francisco Serrano Oceja, profesor de la Universidad CEU San Pablo, reflexiona sobre el tema en Noticias, y algo más, sobre la Iglesia, un breve volumen en que se acerca a la relación entre el periodismo y las realidades eclesiales, y en el que anota algunos principios que los profesionales de la comunicación deben observar para ofrecer una información veraz y equilibrada.

Según explica, la Iglesia católica es la institución religiosa que más atrae la atención de los medios occidentales, con un 85% de los artículos e informaciones de temática religiosa, y es la figura y la actividad del Papa –y de la jerarquía– la que concita más interés. De hecho, con el pontificado de Francisco dicha atención se ha disparado.

Que haya más información no es garantía, sin embargo, de que el público disponga de más contenidos confiables. A veces el problema es la falta de preparación de los profesionales que escriben sobre estos asuntos, que muchas veces simplifican los fenómenos abordados con esquemas de otras áreas de la vida social; que ponen el ojo en lo anecdótico, en lo heterodoxo, en el conflicto, y que son reticentes a rectificar una vez demostrada una falsedad. Dicha falta de compromiso con la verdad confiere actualidad, en el caso de algunos medios importantes, a la máxima confuciana: “El buen líder sabe lo que es verdad; el mal líder sabe lo que vende mejor”.

En el lado opuesto a lo anterior estarían las buenas prácticas. Serrano Oceja visibiliza algunos principios, enunciados por los periodistas norteamericanos B. Kovach y T. Rosenstiel, que serían de saludable observancia en la profesión (también cuando se informa de temas religiosos), como no añadir ni inventarse datos que no estén, ni inducir al lector a hacer una interpretación equivocada de los hechos llanos, y sí contrastar las fuentes, y ser humildemente escépticos.

“Para informar –apunta el autor– tenemos que hacernos cargo de la complejidad del drama humano, ir más allá de la apariencia, no ser prisioneros de la comodidad, de la opinión dominante, de lo políticamente correcto […]. El Papa nos invita a ‘desgastar las suelas de los zapatos’ para no permanecer como espectadores internos de la historia que pretendemos contar”.