resize-1467885810

Nosotros

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALМы

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2016)

Nº PÁGINAS206 págs.

PRECIO PAPEL17,90 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Nosotros es el título más celebrado de Evgueni Zamiatin (1884-1937), un escritor que acabó sus días en París tras haber cuestionado los métodos y las intenciones del totalitarismo soviético. Escrita en 1920, la novela se publicó por primera vez en Inglaterra en 1923 y los lectores rusos no pudieron acceder a ella hasta 1988.

¿Qué contiene esta obra incendiaria, que valió a su creador el calificativo de “traidor” y prefiguró la distopía orwelliana de 1984? La historia de un ingeniero, D-503, que trabaja en la construcción de una nave espacial y entretiene sus jornadas con la escritura de un diario sirve a Zamiatin para caracterizar a la “perfecta” sociedad del Estado Único, gobernada con mano de hierro y lógica matemática por un siniestro Benefactor, a quien no sería difícil poner el rostro de Stalin.

El título de la obra, Nosotros, alude a la individualidad abolida en aras del bien común (“’todos’ y ‘yo’ somos un único ‘Nosotros’”). El Estado Único, aislado tras un Muro Verde, es como una inmensa maquinaria que regula la vida de sus súbditos; y, en ese contexto, el amor no es sino la expresión de un deber patriótico, y la moral un factor más en una operación aritmética.

La novela se construye mediante una serie de anotaciones, hasta cuarenta, que, con un tono marcadamente lírico, evocador y sincopado, no dejan títere con cabeza: la sátira del trabajo, la crítica al nihilismo que agarrota a unos hombres convertidos en números, la censura de una prensa cautiva y un arte prostituido… todo tiene cabida en las reflexiones de D-503, acérrimo partidario del mismo sistema que, a la postre, lo someterá a la “Gran Operación”.

Y es que, en efecto, el protagonista, disociado entre la realidad y el deseo, hace suya la propaganda del régimen y, hasta que empieza a discernir sus fallos gracias a la insumisa I-330 (¡que fuma y bebe esporádicamente!), sostiene sin embozo perlas como que “el único medio de preservar al hombre del crimen es eximirle de la libertad” o que el Dios de los antiguos “no les dio nada, a excepción de una búsqueda eterna y tortuosa”.

En una fecha tan temprana como 1920, Zamiatin supo vislumbrar, y se atrevió a denunciar, el corolario de cualquier totalitarismo. Su influencia, en ocasiones a través de epígonos tan brillantes como Aldous Huxley o el citado Orwell, se deja sentir en nuestros días, gracias a las novelas y películas de ciencia ficción que están revitalizando el género de la distopía.


Esta reseña es una versión actualizada de la publicada en Aceprensa, 11-07-2012, sobre una edición anterior de la misma obra en Cátedra, Madrid (2011), traducción de Alfredo Hermosillo y Valeria Artemyeva.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares