No hay nadie en casa

Anagrama. Barcelona (2009). 363 págs. 21 €. Traducción: Luisa Fernanda Garrido Ramos y Tihomir Pistelek.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Géneros híbridos o difuminación de sus fronteras, fusiones entre ensayo y literatura, postpoesías, misceláneas, postmodernidad… cada autor puede escribir según prefiera: conforme a unas características conocidas y esperadas o saltándoselas a su arbitrio. Así hace Ugrešiċ, escritora croata exiliada -etiqueta que ella rechaza, pero que nos orienta- dotada de una gran libertad intelectual.

Dubravka Ugrešiċ reúne una miscelánea de carácter periodístico en la que vierte su particular retrato crítico de la sociedad occidental actual -europea, báltica, norteamericana-. En estos casos el lector agradece que el autor se salga de lo políticamente correcto, que se atreva a decir algo a contracorriente, que no siga las modas imperantes que uniforman a los supuestos escritores críticos. Y esta escritora -galardonada con numerosos premios internacionales- lo hace con la desenvoltura y la claridad de quien no tiene pelos en la lengua y sí bastante lucidez y capacidad crítica. De este modo hace un retrato personal -entre otros- de la Europa actual con sus etiquetas identitarias, el cambio radical del panorama de las ciudades, de la literatura y de la cultura con la llegada de inmigrantes de todas las nacionalidades.

Sus artículos recorren la mayor parte de las ciudades europeas, de los países bálticos y ciudades norteamericanas, con sus habitantes, costumbres y modos de vida. Ofrecen todos ellos una visión directa y real, sin estereotipos, llena de sentido del humor y de gran belleza literaria.

Aun los relatos que tienen un carácter más anecdótico establecen opiniones consistentes y visiones atinadas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares