Natalia Goncharova

TÍTULO ORIGINALNatalia Goncharova (zhizn i tvorchestvo)

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Minúscula. Barcelona (2006). 160 págs. 14 €. Traducción: Selma Ancira.

Natalia Goncharova (1881-1962) fue una de las figuras más importantes del vanguardismo ruso, junto con Mijail Larionov (1881-1964), con quien mantuvo una estrecha relación artística -más tarde, se casaron-, que dió lugar al llamado estilo rayonista (en la capital de España, en la exposición Vanguardias Rusas, del Museo Thysen y de la Fundación Caja Madrid, pueden contemplarse algunos cuadros de ambos artistas hasta mitad de mayo). También fue muy destacado e innovador su papel en el arte escenográfico. Su pintura es un puente entre oriente y occidente, con huellas tanto de la cultura popular rusa y de los iconos medievales, como del cubismo, del fauvismo o del futurismo. Goncharova se exilió de Rusia en 1915 y se estableció en París.

Marina Tsvietáieva (1892-1941) es, junto con Anna Ajmátova, una de las más grandes poetisas rusas. Este libro, escrito en 1929, cuando Marina vivía en París -antes de su regreso a Rusia, de trágicas consecuencias para ella y para los suyos-, es una peculiar biografía de Goncharova, a la que admiraba. Aquí, no importan tanto los datos ni el orden cronológico, como el encuentro entre dos artistas geniales y las consideraciones sobre el significado que el trabajo creador tenía para ambas. Por tanto, lo biográfico se mezcla con lo ensayístico y con lo poético, en un recorrido apasionante, en el que aparece también la figura emblemática de Pushkin (1799-1837) -a pesar de que los separaba casi un siglo-, porque la mujer de éste -una controvertida figura de la alta sociedad de la época- se llamaba igual que la pintora, aunque sus personalidades eran muy distintas.

A Tsvietáieva, le asombra el vitalismo de Goncharova, su pasión por el trabajo, sus ganas de vivir, por las que hacía suyos unos versos de otro poeta ruso, Churilin: “Tal vez moriré, / Sin duda, resucitaré”; y comparte plenamente con ella el rigor con que se enfrentaba a su tarea creadora, como expresa con su peculiar estilo: “Querer crear algo ‘nuevo’ (‘viejo’ mañana) es algo del mismo orden que querer ser célebre: alinearse aquí con los contemporáneos, allá con los predecesores, y estar siempre ocupados de sí mismos y no de la obra. Un pecado. Querer crear la verdad: esa es la única justificación del arte”. Don y trabajo, esto era la creación artística para las dos.

Marina lo cuenta con su estilo sincopado, directo, torrencial a veces, repleto de ideas, apuntadas telegráficamente, que obligan al lector a pararse y a reflexionar. Además, son frecuentes las referencias a otros escritores y artistas, junto con las citas de textos u opiniones de Goncharova. Un libro exquisito.

Luis Ramoneda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares