Napoleón VII

Javier Tomeo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (1999). 137 págs. 1.600 ptas.

Las novelas de Javier Tomeo (Huesca, 1931) han alcanzado mayor fortuna fuera de España. Algunas de sus obras más conocidas son Bestiario, El mayordomo miope, El discutido testamento de Gastón de Puyparlier, Zoopatías y zoofilias (ver servicio 108/93) y Diálogo en re mayor (ver servicio 67/94). Muchas de sus novelas han sido editadas y aun adaptadas al teatro en el extranjero. La concisión de sus textos, su estructura dialogada y su condición de parábolas sobre el sentido de la vida humana lo facilitan. Precisamente en estos y en otros rasgos se adivina su filiación kafkiana.

Su última novela, Napoleón VII, se limita a reproducir los delirios de Hilario, un enfermo patológico que se cree Napoleón y se inventa interlocutores palaciegos con los que dialoga y a los que interpela acerca de hechos históricos para confirmar su ilusión (algunos anacronismos -la televisión, el teléfono…- le hacen dudar).

El vértigo que produce la creciente demencia y los desequilibrios de Hilario están bien conseguidos. El narrador se identifica con el propio demente, de suerte que el relato aparece traspasado de sus delirios y produce en el lector cierta sensación desoladora. El absurdo, como en todos los textos de Tomeo, campa a sus anchas; nada, por excéntrico que parezca, resulta extraño. También el desenlace de la novela es insólito e inesperado.

La historia tiene, desde luego, un trasfondo alegórico; es esto otra constante en la narrativa de Tomeo. Hilario encarna el sinsentido de la existencia, la búsqueda sofocada y grotesca de la verdad..

Begoña Lozano Carbayo