nadielosabe

Nadie lo sabe

EDITORIAL

Nº PÁGINAS535 págs.

PRECIO PAPEL20,90 €

PRECIO DIGITAL9,90 €

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Al mando del portugués Fernando Magallanes, cinco naves y cerca de 250 marineros partieron de Sevilla el 10 de agosto de 1519 con el objetivo de encontrar una nueva ruta que les permitiera, sorteando los dominios portugueses, llegar a las islas Molucas y abastecerse de las codiciadas especias. Con el paso de los meses, la expedición se convirtió en una peligrosa aventura, tanto por las dificultades meteorológicas y alimentarias que padecieron los navegantes, como por los constantes enfrentamientos entre portugueses y españoles, que acabaron en motines contra la autoridad de Magallanes. Al final, el 8 de septiembre de 1522, solo regresó una de las naves, Victoria, con dieciocho marinos al mando del vasco Juan Sebastián Elcano. La expedición había dado la primera vuelta al mundo.

Tony Gratacós se inspira en estos hechos para escribir una apasionante y entretenida novela de aventuras que tiene como narrador a Diego de Soto, que ha sido contratado al finalizar sus estudios universitarios en Valladolid por Pedro Mártir de Anglería, cronista del reino. Su misión es recabar información sobre las expediciones marítimas para que Anglería las escribiese. Aunque no es el objetivo de su trabajo, poco a poco una serie de casualidades le llevan a descubrir que en la narración de lo que sucedió durante la expedición de Magallanes y Elcano, quizás las cosas no fueron como se estaban contando.

Y es que el relato de este viaje que circulaba por la corte y que se impuso como la interpretación oficial mostraba a Magallanes como traidor y a los capitanes españoles que se rebelaron contra él como auténticos héroes. Sin embargo, como empieza a descubrir Diego de Soto, estas versiones contienen muchas lagunas y controvertidas explicaciones que no mencionan ni la actuación de los servicios secretos de España y Portugal, ni los intereses de algunos destacados políticos de la época con los beneficios que reportaban estas expediciones.

“Sé que este relato no va a gustar a nadie”, escribe Diego de Soto, quien decide complicarse la vida y entregarse a resolver los cabos sueltos de la expedición con el fin de contar la justa verdad de lo que sucedió. Su actitud le lleva a buscar en Valladolid y Sevilla las pruebas de lo que poco va poco va intuyendo y llegará a poner en peligro su vida.

Poder, ambición, amor, mentiras, fraudes, escenas cortesanas, exotismo, casualidades, acciones épicas, asesinatos, espías, corrupción… Con buen pulso narrativo, la novela describe el ambiente de la época y presenta con bastante verosimilitud una posible explicación de algunas de las zonas oscuras que todavía hoy subsisten sobre esta aventura.

Aunque algunas decisiones narrativas son, a veces, un poco arriesgadas, el autor ensambla bien las aventuras marítimas con las investigaciones que lleva a cabo Diego de Soto, con continuas sorpresas que mantienen el interés. El autor recrea muy bien tanto las costumbres de la época como los sentimientos y acciones de los protagonistas. Y resultan muy eficaces algunos personajes secundarios para la evolución de la trama.