Nada es casual

TÍTULO ORIGINALNão há coincidências

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ediciones B. Barcelona (2003). 217 págs. 16,50 €. Traducción: Carmen Férriz.

Vera, protagonista de la novela, es una mujer de 36 años, publicista, que vive en Lisboa y que no acaba de encontrar el amor de su vida. Mientras lo busca, se distrae con diferentes amantes y aventuras. Con este sencillo y tópico argumento, Rebelo (Lisboa, 1965), pretende trazar un retrato sociológico, con sus dosis de desencanto e ironía, sobre el Portugal de hoy.

La vida sentimental de Vera se resquebraja cuando en un viaje de negocios a Oporto conoce a Manel, una persona tranquila, sincera, misteriosa, distinta… que le hace replantearse su vida y su concepto del amor. El tiempo pasa, los encuentros amorosos se suceden y Vera descubre de nuevo la insatisfacción, pues Manel esconde, como ella, una apasionada historia de amor que no ha conseguido superar.

Nada es casual ha sido un bestseller en Portugal. En España, lo va a tener más complicado, sobre todo porque aquí ya hemos sufrido durante años la literatura de Lucía Etxebarria, escritora con la que Rebelo tiene muchos puntos en común. Las dos se dedican a describir los traumas psicológicos que provocan amores epidérmicos en un tipo de mujeres cortadas por el mismo patrón sociológico -desinhibidas, liberadas sexualmente, independientes-. Para engordar, y empeorar, la novela -el argumento, pasadas las primeras cincuenta páginas, da poco de sí- la autora deja que los amantes de Vera nos den su opinión sobre los sucesos que se cuentan, recurso coral un tanto postizo que además ralentiza la acción; también, la autora introduce una mínima intriga, de literatura de folletín o telenovela.

Nada es casual aborda de manera muy superficial, pero políticamente correcta, con su correspondiente moraleja, los conflictos amorosos de una portuguesa actual. Sin embargo, el camino emprendido por la autora está muy trillado, por mucho que amontone amantes, escenas de cama y reflexiones sobre la imposibilidad de alcanzar un sincero amor.

Adolfo Torrecilla