Monzón sobre Bombay

Palabra. Madrid (2007). 156 págs. 12 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Miguel Aranguren (1970) ha publicado unas cuantas novelas para el público adulto y otras para un público juvenil que han tenido una excelente acogida, como Desde un tren africano y Aquel verano (ver Aceprensa 128/00). En la actualidad, dirige Excelencia literaria, un interesante proyecto literario que busca fomentar entre los alumnos y alumnas de diferentes centros educativos la afición por la escritura. Durante años ha trabajado en una ONG de carácter internacional, experiencia que le ha brindado los argumentos de algunas de sus narraciones, como Hijos del paraíso (ver Aceprensa 161/99).

Monzón sobre Bombay está en esta línea. El autor sitúa su novela en la populosa Bombay, ciudad india en la que, como Calcuta, muchos miles de sus habitantes viven sumergidos en una pobreza radical, donde falta lo más necesario para vivir. Una joven monja madrileña, Isabel, que ejerce de profesora de inglés en un colegio de Burgos, decide trasladarse a Bombay para sacar más partido a su vocación. En Bombay se encuentra con un grupo de religiosas, algunas de ellas españolas, que hacen todo lo humanamente posible por ayudar a aquellas personas. Isabel sufre un profundo mazazo interior viendo el comportamiento de sus compañeras, en especial de la madre Esperanza, que descubren cada día, en medio de tanta miseria, que merece la pena lo que están haciendo por amor a Dios. Por otro, a Isabel le cuesta adaptarse a las durísimas condiciones de vida de Bombay y a las situaciones generadas por el atraso, la ignorancia y la lucha de clanes y de religiones de aquel país.

Aranguren acierta en la ambientación de la novela, pues gracias a su prosa la vida en las calles de Bombay se hace visible y palpable. La novela tiene también un interesante componente moral, que puede provocar en los jóvenes lectores una fuerte sacudida. De manera deliberada, Aranguren quiere que los lectores conozcan otra realidad, salgan de la comodidad de unas vidas tranquilas y asistan al ejemplo de unas vidas entregadas a los demás sin buscar nada a cambio.

La historia que relata es muy humana y religiosa, con unos personajes cercanos, tomados de la vida misma.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares