Monte Frío

TÍTULO ORIGINALCold Mountain

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Lumen. Barcelona (1998). 424 págs. 3.500 ptas. Traducción: Carlos Milla.

El regreso del guerrero en busca del amor es un asunto argumental tan viejo como la guerra de Troya. La tradición literaria exige que ese retorno se convierta en una odisea; y eso es precisamente lo que le va a ocurrir al joven W. Inman, un granjero de la cordillera de los Apalaches, que deserta del ejército confederado para reunirse con el amor de su juventud, Adda, una señorita elegante, hija de un pastor baptista. Cuando Adda se queda huérfana, sufre una dura reconversión en granjera. La historia de Inman se intercala capítulo a capítulo con la de Adda. Inman, para poder llegar hasta la granja de Adda, tiene que evitar las patrullas del cuerpo de voluntarios, las bandas de forajidos y hasta los encantos de Circe y unas esperpénticas “sirenas”.

Técnicamente, Monte Frío es una novela costumbrista, vagamente rosa, que el autor ha escrito siguiendo los modelos de narración más tradicionales. En el plano de las anécdotas seleccionadas hay que decir que elude casi siempre el episodio escabroso, pero no el truculento. También evita cargar la mano en cuestiones de crítica social o de interpretación de la historia norteamericana.

Las descripciones son correctas y leves; el discurso es tan lineal que es fácil que pronto se convierta en película. Si la novela ocupa cuatrocientas páginas, se debe más al voluntarismo de Charles Frazier que a la entidad del relato.

Rafael Díaz Riera