Miramar

TÍTULO ORIGINALMîrâmâr

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Destino. Barcelona (2000). 284 págs. 2.400 ptas. Traducción: Isabel Hervás.

Esta novela del premio Nobel egipcio, publicada en 1967, pertenece a las denominadas de realismo social. Esta edición tiene una sugerente introducción que ayuda a profundizar en el ambiente político y social del momento en el que se desarrolla la narración.

Cuatro de los siete personajes, que viven de modo estable en la pensión Miramar de Alejandría, relatan la historia que les acontece durante un invierno posterior a la revolución de 1952. El que presenta la narración y desvela el final de la historia es un anciano periodista de atrayente personalidad, que demuestra gran comprensión, buenos sentimientos y nobles inquietudes religiosas. En los otros capítulos aparecen los demás personajes, que hacen también de narradores: un joven vividor, perteneciente a la extinguida familia de los latifundistas; un locutor de radio, ideológicamente cercano a los comunistas y hermano de un comisario de policía del nuevo régimen; y el contable de una industria, que representa al grupo de los egipcios de estrato social bajo que medran con el nuevo orden.

La desestabilización emocional que provoca la atracción amorosa que varios de ellos sienten por la sirvienta del hostal, una valiente y emprendedora campesina que simboliza el nuevo egipcio, sirve para entretejer la historia como un dibujo de la situación y de las esperanzas del renovado país. La dueña del hostal, una griega cristiana que vive con el recuerdo de pasados esplendores familiares, y otro anciano aristócrata al que la revolución confiscó sus posesiones, cierran la serie de tipos que encarnan la realidad social egipcia del momento.

Miramar es una novela importante en la producción de Mahfuz, que, además, sirve para entender la revolución de los oficiales libres y la decadencia de la mítica Alejandría, al ser abandonada por la mayoría de la población internacional.

Ángel García Prieto

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares