mi amor la osa blanca

Mi amor, la osa blanca

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2021)

Nº PÁGINAS176 págs.

PRECIO PAPEL15 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

TRADUCCIÓN

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Vitali Shentalinski (1939-2018) es conocido sobre todo por sus investigaciones sobre el destino de escritores, intelectuales y artistas represaliados en la Unión Soviética, pues logró acceder a los archivos del KGB a la caída del régimen comunista. Trabajos que se plasmaron en la trilogía Esclavos de la libertad (2005), Denuncia contra Sócrates (2006) y Crimen sin castigo (2007), que se completó con La palabra arrestada.

De 1960 a 1963, Shentalinski fue enviado a trabajar en una emisora de radio de la isla de Wrangel, más allá del Círculo Polar, cerca de Alaska. Resultó una experiencia tan impactante que procuró volver allí de vez en cuando. Una de las oportunidades surgió en 1972, para acompañar al científico Stanislav Biélikov –uno de los mayores expertos sobre el oso polar–, entre el 20 de febrero y el 23 de abril de aquel año. Este libro recoge el diario que escribió durante aquellos meses; se incluyen unas veinte fotografías.

El autor describe el paisaje de la tundra y las condiciones extremas del clima, con temperaturas de muchos grados bajo cero, cambios bruscos, tormentas, vientos huracanados, etc. A esto se añade la paciente tarea de seguir a las osas, pues van allí solas a parir, en guaridas que excavan en la nieve, que hay que descubrir, para luego medirlas, estudiar su configuración y los movimientos de los animales, con los riesgos que supone ser atacados si la madre y sus crías están dentro. A lo que hay que sumar las complicaciones que supone manejar aparatos estropeados u obsoletos, el frío que los acompaña incluso en la cabaña en la que malviven.

Pero la fascinación por la naturaleza y por la investigación los impulsa a superar tantas adversidades. Aunque la camaradería es indispensable para sobrevivir en la tundra, surgen a veces desavenencias, también porque Biélikov es un científico meticuloso, abnegado, obsesionado con lograr los objetivos previstos, mientras que Vitali es escritor, vitalista, un poco caótico y, además, teme perder el trabajo si no regresa a tiempo a Moscú. También le pesa la lejanía de la familia.