Maya

Jostein Gaarder

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Siruela. Madrid (2000). 415 págs. 2.850 ptas. Traducción: Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo.

La trayectoria literaria de Gaarder (Oslo, 1952) se inició con éxito en 1994 con El mundo de Sofía y ha alumbrado regularmente títulos con tres ingredientes básicos: una invitación a pensar, un público destinatario -y protagonista- preferentemente joven y una atractiva fórmula de escritura (mezcla de fantasía y realidad, estilo correcto y ágil, originalidad y una pizca de misterio).

Esta nueva entrega vuelve a abordar el sentido de la vida y la finalidad del universo, ahora bajo el prisma de la biología evolutiva; añádanse unas nociones de culturas esotéricas, unas pinceladas de teoría de la relatividad, unos análisis etnográfico-culturales de lo más variopintos (de las islas Fidji al tablao flamenco), unas notas de fantasía (como sapos que hablan), unas tediosas descripciones geográficas y una leve trama amorosa. Todo servido con la estructura tradicional de larga carta (e-mail en este caso).

La novela es inverosímil desde el punto de vista literario, y de un sinsentido tan antológico que ni siquiera el generoso deseo del escritor de transmitirnos toda su sabiduría almanaquera puede justificar.

Javier Cercas Rueda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares