Mártires de la conciencia

Mártires de la conciencia

EDITORIAL

Nº PÁGINAS192 págs.

PRECIO PAPEL13 €

PRECIO DIGITAL6 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La vida de los cristianos en la época del nacionalsocialismo no fue fácil. Como bien muestra la película Vida oculta (2019), Franz Jägerstätter tuvo que hacer frente a la muerte por negarse a prestar el juramento de fidelidad al Führer. Objetor de conciencia por motivos religiosos, Jägerstätter consideraba que ser católico y ser nazi eran dos modos de vida mutuamente excluyentes. Algunas de sus cartas y escritos sobre su responsabilidad política y religiosa se pueden encontrar en Mártires de la conciencia. Cristianos frente al juramento a Hitler, obra que nos acerca a él, así como a las historias de otros nueve objetores por su fe cuyas vidas, aunque no tan conocidos como la de Jägerstätter –gracias, en gran parte, a la película de Terrence Malick– merecen ser rescatadas del olvido.

García Pelegrín lleva a cabo una selección entre la ya de por sí menuda minoría de objetores de conciencia por motivos religiosos y escoge a diez hombres católicos, que se sirvieron de la objeción de conciencia como modo pacífico de valiente resistencia ante el nazismo. Un estudiante de agricultura, un fabricante de guitarras, un sacerdote… vidas aparentemente ordinarias y corrientes, pero que sirven de ejemplo para los cristianos actuales. El autor dedica a cada uno de ellos un capítulo, más o menos largo (dependiendo de los datos biográficos que se encontraban a disposición del autor), pero todos de igual interés para el lector. Los diez objetores juegan el mismo papel para revelar la importancia de mantenerse fiel a las propias convicciones y no ceder, no solo frente al terror que simbolizaba el nacionalsocialismo alemán, sino también ante los intentos de persuasión y chantaje emocional de familiares, sacerdotes y obispos.

Mártires de la conciencia, escrito de forma clara y mediante un estudio riguroso, hace uso de multitud de escritos de estos diez mártires y sus allegados para acercarnos a sus historias y adentrarnos en sus vidas. Nos permite, aunque sea solo de una forma superficial, ser partícipes de la sólida decisión que tomaron estos hombres y que les une a lo largo de estas páginas: no sucumbir ante amenazas, torturas ni la pena de muerte, manteniéndose con gran coraje firmes en su fe.

Ante la pregunta sobre el sentido de ocuparse ahora de estas vidas, García Pelegrín tiene dos razones. Por una parte, es un acto de justicia hacia estos diez mártires el sacarlos del desconocimiento en el que, muchos de ellos, siguen sumidos. Además, en el valioso ejemplo de fidelidad a la propia conciencia que mostraron es donde radica la actualidad de estas historias, independientemente del tiempo que haya pasado.