Made in England

Lumen. Barcelona (2008). 352 págs. 19,90 €. Traducción: María Luisa Borrás.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Nacida en 1919, Doris Lessing es quizá la más famosa escritora británica, galardonada además, en 2007, con el Nobel de Literatura (ver Aceprensa 109/07). En su ya larga vida ha pasado por diversos momentos literarios, pero ha sido una constante su preocupación social, teñida a veces de mucha ideología y, con el paso de los años, endulzada por una cierta nostalgia.

Made in England se presenta como un trozo de autobiografía, los años 1949 y 1950, cuando va a Londres desde el Zimbabue donde había pasado su infancia y juventud (aunque había nacido en Irán, entonces Persia). Sólo porque así lo dice la autora, nos tomamos este libro como una novela. Casi todo se centra en la descripción de su vida en una pensión, regentada por la extrovertida Flo, su elemental marido, Dan, la amiga Rose, cambiante y extraña como el viento, y otros personajes menores, pero todos tan bien descritos que parece que estamos viendo ese minúsculo mundo por un agujero.

Doris Lessing ha tenido siempre la habilidad y el genio de ser muy directa, de no quedarse en lo que son tantas novelas modernas (palabras sobre palabras), sino de ir a los hechos y a la caracterización, por los hechos, de los personajes. En esto, es heredera de la gran tradición de la novela británica, desde Austen a Dickens o Hardy.

La autobiografía/novela es, además, como un documento histórico de un fragmento de la sociedad londinense en esos difíciles años de la postguerra, todavía con muchas casas llenas de escombros. Y es, antes que nada, una deliciosa, amena y entretenida lectura.