·

Más Platón y menos Prozac

Más Platón y menos Prozac

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALPlato Not Prozac!

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2000)

Nº PÁGINAS397 págs.

PRECIO PAPEL11,95 €

PRECIO DIGITAL7,99 €

GÉNERO

Frente a la proliferación de libros de autoayuda de corte psicológico y, sobre todo, los excesos de una sociedad adicta a la terapia, el filósofo Lou Marinoff ofrece en su libro Más Platón y menos Prozac una reflexión original y muy divertida. La filosofía puede ser la respuesta a muchos problemas personales que no son patologías.

La primera precisión sobre el libro de Marinoff es que el autor marca convenientemente las distancias entre psicología, psiquiatría y filosofía para colocar a cada una en su ámbito propio. Recupera así el campo original de la filosofía recordando que ésta no es solo una disciplina académica, sino que tiene su raíz en la vida misma y está abierta a todos. “La gran verdad sobre la filosofía (y este es un secreto bien guardado) es que todo el mundo puede ejercerla”, afirma con humor.

Es más, muchos problemas personales no son patologías que necesiten medicación o terapia al uso, sino filosofía: “Si su problema está relacionado con la identidad, los valores o la ética, lo peor que puede hacer es permitir que alguien le endilgue una enfermedad mental y le extienda una receta. Ninguna pastilla hará que se encuentre a sí mismo, que alcance sus metas o que obre como es debido”. Lo mismo es aplicable al indagar sin fin en el pasado de uno o a la autoayuda. En la misma línea, señala también cómo algunos problemas sociales y políticos necesitan más un enfoque, y en su caso debate, filosófico y menos la habitual jerga sociológica, es decir, menos estadísticas o sondeos de opinión y más pensamiento.

Lo que Marinoff defiende es que cada persona acabe siendo su propio consejero filosófico. Propone para esto el llamado proceso “PEACE”, acrónimo de los cinco pasos para enfrentarse con ayuda de la filosofía a problemas existenciales. De modo resumido sería el siguiente. En primer lugar, hay que plantearse correctamente el problema, identificarlo. El segundo paso hace referencia a expresar las emociones. Estas dos primeras etapas suponen enmarcar el asunto, algo que la mayoría de las personas hacen de forma natural y es, habitualmente, lo que cabe esperar de la ayuda de psicólogos y psiquiatras. La tercera etapa supone analizar las opciones. La cuarta implica dar un paso atrás y contemplar la situación en su conjunto: es el campo más filosófico, puesto que supone integrar y adoptar una determinada postura. De esta forma se acaba en el equilibrio.

Marinoff relata a continuación nueve casos procedentes de su consulta, explicando cómo el pensar filosófico (concretos autores y textos) tiene algo que decir en casos tan variados como conflictos matrimoniales o intergeneracionales, la crisis de la edad madura, el trabajo y un largo etcétera.

El autor termina explicando cómo, más allá del asesoramiento personal, proliferan en EE.UU. y otros países nuevas formas de filosofía práctica. Entre ellas, además del asesoramiento empresarial (ver servicio 101/00), destacan los grupos formales e informales donde se debate, de modo filosófico, cuestiones actuales con una sola regla: la urbanidad. Esta es una de las partes más interesantes del libro, ya que estos “cafés filosóficos” u otras modalidades ponen de manifiesto que es posible recuperar tanto la reflexión como el debate en términos muy distintos a los que habitualmente nos proponen los medios de comunicación. Pensar está al alcance de todos, lo cual es una buena noticia. Quizás tras el libro de Marinoff surjan otros muchos que echen mano de otras herramientas tradicionales que los humanos teníamos para enfrentarnos a la vida, como son la buena literatura, el cine o el teatro.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.