Luna mentirosa

Salamandra. Barcelona (2007). 253 págs. 5 €. Traducción: Laura Martín y Verónica Canales.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ben Pastor -pseudónimo de Maria Verbena Volpi (Roma, 1950)- es una escritora italiana que vive en EE.UU., donde es profesora de Ciencias Sociales en Vermont. En 2001 publicó Lumen, la primera novela de una serie que continúa con Luna mentirosa y otras todavía no traducidas al castellano. En ellas, Ben Pastor une la novela histórica, la narración psicológica y el género policíaco.

La serie está protagonizada por Martin Borman, personaje inspirado en Claus von Stauffenberg, oficial de la Wehrmacht que conspiró en el atentado contra Hitler. Es un agudo, culto, aristócrata e inteligente oficial alemán que por su defensa de las libertades, sus ideales católicos y su lealtad de soldado choca habitualmente con los planteamientos nazis que le toca vivir en el curso de diferentes destinos militares.

En Luna mentirosa, la historia se desarrolla en 1943, en Verona, la ciudad del norte italiano donde ha sido asesinado un rico fascista. Todas las sospechas recaen en Claretta, la viuda de la que se acababa de separar. Antes de morir, la víctima pudo escribir una C en la gravilla del suelo donde cayó abatido. Junto con el inspector Sandro Guido, de la policía italiana, Martin Borman se encarga de esclarecer el crimen que deja al descubierto las dificultades propias de un país ocupado y en guerra. La lucha de los alemanes contra los partisanos, las tensiones entre los italianos y las actuaciones nazis persiguiendo a los judíos son realmente los protagonistas, junto con el rico mundo psicológico de los dos investigadores.

Pero Luna mentirosa es una novela de intriga que trasciende lo policíaco, como sucede en las novelas de otros escritores europeos: Mankell, Donna Leon o Fred Vargas. Ben Pastor utiliza sus novelas para enfrentarse a problemas humanos, éticos, sociales y, en este caso, además, añadir una buena ambientación histórica en la II Guerra Mundial. Aunque no faltan algunos tópicos del género, tolerables.

Ángel García Prieto