Los relatos del detective esqueleto que captan a los niños

Parece que hoy en día los niños necesitan relatos con una fuerte carga de aventuras para interesarse por leer. Sin dejar de lado los habituales aspectos mágicos que tanto éxito tienen entre el público juvenil, la saga de Skulduggery Pleasant añade como ingrediente básico la violencia gratuita. Obra del escritor irlandés Derek Landy, estas historias están destinadas a chicos a partir de 11-12 años.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Skulduggery, detective esqueleto, es asesinado repetidamente en la primera entrega, a pesar de lo cual revive en forma de esqueleto para continuar con su particular cruzada contra el mal. Acompañado de una niña de 13 años que cambia su nombre por el de Valkiria, se dedicará a enfrentarse con todo tipo de seres malignos para los cuales “asesinar es un arte”.

Valkiria vive de esté modo una doble vida, alejada de su familia (si bien en algún momento se atisba la importancia de la misma), lo cual es posible por la utilización se su “reflejo” para sustituirla. Junto a Skulduggery tendrá que enfrentarse a criminales sin piedad, a muertos vivientes, a vampiros y a todo tipo de engendros.

Las descripciones de las peleas son excesivamente detallistas, si bien el lenguaje utilizado es simple, para mejor compresión del público infantil. Algunas escenas pueden llegar a asustar a los lectores más jóvenes (persecuciones de vampiros, ataques de arañas gigantes). No obstante, los libros están teniendo gran éxito en los colegios.

La saga no ha hecho más que empezar. Hasta ahora se han publicado en español (editorial SM) Skulduggery Pleasant, Detective Esqueleto y Skulduggery Pleasant. Jugando con Fuego. La tercera entrega, Skulduggery Pleasant y Los Sin Rostro, saldrá en breve. Se quiere publicar una serie de 9 libros y la productora Warner ha comprado los derechos para hacer una película.

Sin embargo, se puede captar la atención de nuestros hijos de maneras mucho más agradables, como por ejemplo ha conseguido otra conocida saga de literatura infantil-juvenil: Fairy Oak, de Elisabetta Gnone (El secreto de las gemelas, El encanto de la oscuridad y El poder de la luz).