Los hermanos corsos

Nórdica. Madrid (2009). 182 págs. 15 €. Traducción: Javier Albiñana.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alexandre Dumas, padre (1802-1870), fue el más prolífico autor del XIX francés, y casi un récord para cualquier tiempo: más de 120 obras entre teatro, novela, libros de viaje, memorias… (ver Aceprensa 17-07-2002) Es cierto que tenía una especie de taller donde más de un negro trabajaba para él.

Conocido y leído hasta hoy mismo por Los tres mosqueteros y El conde de Montecristo (adaptadas muchas veces al cine y a la televisión), escribió también algunas novelas cortas tan jugosas, directas y amenas como Los hermanos corsos.

Una espléndida primera parte, que parecen notas de un viaje a la aún agreste y recia Córcega de mediados del XIX; y una segunda parte parisina. La primera dominada por el hermano gemelo Lucien de Franchi, caballero corso, ardiente y lleno de pundonor; la segunda por el gemelo Louis de Franchi, pacífico y gentil.

La acción va siempre directa al grano. El estilo es preciso y claro. Es de esas narraciones que se desea leer de un tirón. Un ambiente romántico, propicio a las apariciones y a la presencia del más allá.

Quienes deseen una lectura breve, sencilla y entretenida y , a la vez, con notable valor literario, Los hermanos corsos es una excelente elección.

(Una sugerencia a la editorial: al anunciar otras obras de la misma colección, de autores tan esenciales como Balzac, Tolstoi, Pirandello, sacrifica, como hoy parece habitual, la eficacia a la estética: imprime los nombres en gris oscuro sobre negro, con la inevitable consecuencia de que no se pueden leer. Por lo demás, el libro está muy bien editado).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares