Los hermanos Burgess

El Aleph.
Barcelona (2013).
367 págs.
20 €.
Traducción: Rosa Pérez.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Elizabeth Strout aborda una temática muy apreciada por la novelística norteamericana: la familia y las relaciones familiares. Además de describir la vida adulta de tres hermanos marcada por su infancia, trata algunos aspectos de la psicología y la sociología de Estados Unidos.

Los tres hermanos Burgess son originarios de una pequeña ciudad, Shirley Falls (Maine), escenario ficticio utilizado por la autora. Como en muchos otros sitios, los tiempos han evolucionado y las empresas que mantenían al pueblo han desaparecido y con ellas una parte de la población, sobre todo los jóvenes. Esta desbandada ha provocado que el pueblo se llene de emigrantes somalíes, musulmanes, muchos de ellos muy poco integrados en la vida norteamericana pero que desean vivir allí pacíficamente, olvidándose de los horrores y la pobreza de su país, aunque siempre con una gran nostalgia.

En Shirley Falls solo ha quedado uno de los hermanos, Susan. Separada, vive con su hijo Zachary, mientras que el padre ha emigrado a Suecia. Zachary es un joven extraño, introvertido y desadaptado, muy protegido y consentido por su madre, a pesar de sus 19 años. Los otros dos hermanos, Bob y Jim, viven en Nueva York. Bob está divorciado de Pam, también originaria de Shirley Falls, mujer un tanto desequilibrada que se considera como una más de la familia, ya que siempre ha convivido con los tres hermanos. Bob lleva sobre sus hombros el dolor de haber sido el causante de la muerte de su padre manipulando el coche donde estaban los tres hermanos cuando eran pequeños, provocando que se deslizara hasta que lo atropelló. Bonachón y alcohólico, Bob es abogado, aunque solo tiene casos de oficio. Por su parte, Jim es el triunfador de la familia: también abogado, casado con una mujer rica y con dos hijos que han comenzado la universidad. Mantiene una actitud arrogante frente a los otros dos hermanos, que son gemelos, y siempre es requerido para que dé su opinión sobre los asuntos importantes.

Un desagradable incidente provocado por Zachary con la comunidad somalí de Shirley Falls es aprovechado interesadamente por un cierto sector de la población, lo que provocará que los tres hermanos vuelvan a relacionarse con más intensidad, abriendo el baúl de los rencores y recuerdos, mezclados con las mentiras y los secretos. A la vez, el desarrollo de la novela da pie para observar la mentalidad norteamericana ante la inmigración y el funcionamiento de una justicia siempre alterada por lo políticamente correcto.

La novela, interesante y de calidad, está construida con unos planteamientos muy reales y verosímiles. Además, los personajes son sólidos y los ambientes aparecen descritos con mucha precisión. Elizabeth Strout (Portland, Maine, 1956) ganó el Pulitzer en 2009 con su novela Olive Kitteridge.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares