Los cuadernos de Rembrandt

Pre-Textos. Valencia (2010). 233 págs. 18 .

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Los cuadernos de Rembrandt es el sexto volumen de los diarios del escritor José Jiménez Lozano (1930), Premio Cervantes en 2002. El anterior, Advenimientos, fue publicado en 2007. Este nuevo volumen abarca desde el año 2005 hasta 2008.

Jiménez Lozano es uno de los escasos referentes culturales que no han sucumbido a los frágiles encantos de lo políticamente correcto. Se rebela el autor contra la imposición de unos patrones existenciales, muy visibles en el mundo político y cultural, donde se sustituye la tradición y la fuerza de los valores occidentales y cristianos por señuelos que conducen irremisiblemente a la nada. Sus análisis son certeros por su profundidad y porque sabe destapar el engaño cuando se intenta en nombre de la cultura imponer la banalidad y la basura. Especialmente interesantes son sus comentarios sobre la situación de la educación española, que Jiménez Lozano ve en progresivo declive. También comenta la rabies cristofóbica que se ha asentado en no pocos intelectuales europeos, que están poniendo en peligro, con su visión de la cultura, toda una civilización.

Puede parece por estos comentarios que Jiménez Lozano se ha instalado en un discurso pesimista, pero no es cierto. Su ya dilatada experiencia cultural, su visión de la realidad le lleva a señalar los engaños y animar a sus lectores a defender unos valores más auténticos, más positivos para la dignidad humana.

Las entradas a su diario están plagadas de lecturas, de autores a los que vuelve una y otra vez, de referencias culturales que ayudan a levantar el vuelo y a ver la actualidad de una manera más sosegada y crítica. A partir de una noticia en el periódico, de un comentario pillado al vuelo en la calle, de la visita a una exposición, Jiménez Lozano da forma a sugerentes e inusuales comentarios. A diferencia de otros diaristas contemporáneos, no aparecen en sus notas referencias ni anécdotas íntimas, aunque en ocasiones -en unos pocos versos, en una descripción sobre la naturaleza- surjan más a las claras retazos de su intimidad. En muchos sentidos, estos diarios son un toque de aviso, de atención y un antídoto para valorar la política cultural contemporánea de una manera más crítica.