Los amigos de Eddie Coyle

Libros del Asteroide.
Barcelona (2011).
193 págs.
16,95 €.
Traducción: Montserrat Gurguí y Hernán Sabaté.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

(Actualizado el 31-01-2012)

“–¿Es que en este mundo las cosas no cambian nunca? –No te lo tomes tan a pecho. Algunos mueren, los demás envejecemos, llega gente nueva, los antiguos se marchan… –Pero apenas se nota. –Eso, sí.”

Este diálogo entre el fiscal y el policía pone punto final a esta estupenda novela. Hasta llegar a esa conclusión que mezcla deportividad y resignada aceptación, los delincuentes han hecho lo que saben hacer, con lealtad, siempre que era posible; el tío Sam ha ido poniendo zancadillas a unos y otros, consciente de que todo no se puede controlar. Coyle no es un chivato pero tiene que dar algo a cambio si no quiere volver a la cárcel, y puede que no baste con un traficante de armas de poca monta. Los atracadores de bancos son una preocupación más en un Boston de los setenta donde la mafia y los Panteras negras acaparan toda la atención de las fuerzas del orden.

Higgins (1939-1999), periodista, abogado, y fiscal, conocía de primera mano el crimen organizado. En 1970 escribió esta novela y luego 26 más, ninguna tan buena como la primera. Una mínima narración soporta un encadenamiento de formidables diálogos llenos de vida y de ritmo, que muestran –no cuentan– el ambiente criminal con una nitidez muy poco frecuente. Humor, ingenio, jerga callejera, comentarios obscenos, el placer de la conversación, el peso de la lógica o de la indolencia, son algunas de las notas de estos sorprendentes intercambios.

La realidad es siempre compleja y la novela criminal ha tendido con frecuencia a contarla simplificando. Por eso llamó tanto la atención en su día esta historia, que será desde entonces un referente obligado del American noir. Todos hacen su trabajo sin apasionamiento, a sueldo del Estado o apropiándose de lo ajeno, todos se utilizan unos a otros, pero sin animosidad. Nunca es nada personal. En la subcultura criminal que retrata Higgins no hay grandes criminales y mucho menos héroes. Todo el mundo se busca la vida y nadie tiene amigos, tampoco Eddie Coyle.

La novela fue llevada al cine en 1973 (con Robert Mitchum como protagonista) y en España la titularon El confidente.