Lo que no podemos ignorar. Una guía

Rialp.
Madrid (2005).
336 págs.
20 €.
Traducción: José María Garrido.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Profesor de Filosofía Política y Ética en la Universidad de Texas, Budziszewski ha escrito un ensayo sobre la ley natural planteándola como un sustrato moral común al ser humano. Lo aborda reconociendo que hoy esas verdades morales comunes constituyen un “mundo perdido”. A partir de esta comparación, los capítulos del libro analizan lo que se ha perdido, cómo se perdió y el modo de recuperarlo. Y lo hace desde un punto de vista cristiano, usando la Biblia y todos los conocimientos que por la religión tiene, para explicar la ley natural. Además, mantiene un constante diálogo con la religión judía y otro -más defensivo- con los adversarios de la ley natural. En su declaración de intenciones al inicio del libro deja claro que escribe “para el lector ya convencido, el medio convencido y el que desea ser convencido”.

Plantea su defensa de la ley natural con argumentos en los que entremezcla el sentido común, la lógica estricta y los argumentos cristianos. Por ello, a veces el lector ha de aminorar el ritmo de lectura, para captar el rigor de la argumentación o la reducción al absurdo, la doble negación, etc.

Budziszewski no usa términos técnicos ni un lenguaje para expertos, sino que se dirige a cualquier persona de cultura media. Uno de sus objetivos es “reforzar la confianza de la gente sencilla en los fundamentos racionales de su sentido común moral”.

El autor no se anda con medias tintas para llamar a las cosas por su nombre: pecado, virtud, mandamientos, etc. y alude a ejemplos actuales que hacen más viva y amena la lectura.

Aunque a simple vista no se aprecia, este ensayo sigue, en gran medida, el esquema común de los tratados clásicos sobre la ley natural y recorre ordenadamente el trazado habitual: la conciencia, la persona como imagen de Dios, los mandamientos y también, las evasivas y autoengaños de cada quién.