Lo que ha llovido

Númenor. Sevilla (2009). 175 págs. 6 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

No es frecuente que la buena literatura se detenga en un blog; y menos que una selección de entradas de un blog se convierta en un libro de calidad. No es fácil ni frecuente, pero es lo que sucede con este amenísimo Lo que ha llovido, blog y diario cuya existencia el autor justifica, siempre con ironía y humor, en un “Aviso para navegantes” de la blogosfera y de los procelosos mares literarios.

Enrique García-Máiquez es poeta, columnista del Diario de Cádiz y profesor de instituto en El Puerto de Santa María. Lo que ha llovido contiene una selección de dos años de “Rayos y truenos”, el blog que dirige con puntualidad ejemplar. Pertenece al grupo de meritorios poetas andaluces reunidos en torno a la colección de poesía Númenor, que edita magníficamente este volumen.

Gustará a muchos, sencillamente, porque García-Máiquez escribe muy bien. Y porque resultan entrañables y entretenidas muchas entradas de este singular diario, con su ironía amable e inteligente y una dicción impecable (poco frecuente en la blogosfera): desde los versos propios y ajenos que cita y comenta con tino, a las anécdotas de la vida literaria, del instituto o de su misma casa, pasando por sus pasiones literarias: el comentario a los versos inmortales de Dante, la poética breve del haiku, las traducciones en marcha de otros poetas…

La prosa es clara, sintética y eficaz: apropiada para la atmósfera, como de revelación lírica en voz baja, que se percibe en muchas de sus observaciones. En ellas advertimos una contemplación lírica de la realidad (y de sí mismo) poco frecuente entre los escritores de diarios: agradecida y condescendiente, crítica y cordial a un tiempo, humana y trascendente. Desde la atalaya privilegiada de su blog García-Máiquez mira el mundo con ojos de poeta y aprecio por la palabra; pero demuestra ser también un buen amigo de sus amigos y un lúcido intérprete de las borrascas y anticiclones del día a día.