Lo que está en mi corazón

Marcela Serrano

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Planeta. Barcelona (2001). 288 págs. 2.950 ptas.

Lo que está en mi corazón, sexta novela de la escritora chilena Marcela Serrano (1951), afincada en México desde hace diez años, ha sido finalista del último Premio Planeta. En sus libros anteriores, de manera especial en Nosotros que nos queremos tanto (1991), novela que le dio fama y popularidad; Antigua vida mía (ver servicio 3/96) y El albergue de las mujeres tristes (ver servicio 43/98), Marcela Serrano ha novelado el modo de vida de una nueva generación de mujeres latinoamericanas, que abandonan los esquemas tradicionales. En este caso, el escenario es Chiapas, nuevo centro de peregrinación de la izquierda, siempre en busca de la pureza revolucionaria.

Camila, una joven chilena que vive en Estados Unidos, se traslada a Chiapas para escribir un reportaje para la revista donde trabaja su marido. Camila no atraviesa un buen momento: todavía está reciente la muerte de su hijo pequeño, la relación con su marido se ha enfriado de manera preocupante y sigue distanciada de su madre (que acabó en la cárcel por luchar contra el régimen de Pinochet). A los pocos días de estar en Chiapas, y después de haber contactado con la zapatista Reina Barcelona, una antigua compañera de su madre, Camila empieza a vislumbrar el verdadero alcance de esta revolución.

Tanto Reina como las personas con las que se relaciona, extranjeros de izquierdas en su mayoría, buscan hacer realidad sus sueños revolucionarios en Chiapas. Lentamente, Camila comienza también a implicarse, lo que trae consigo el alejamiento de su marido y el acercamiento sentimental a uno de estos revolucionarios, el italiano Luciano. Pero Chiapas es un polvorín político. Los paramilitares deciden intervenir y atentan directamente contra Reina; incluso Camila corre peligro… A pesar de las dificultades, su viaje a Chiapas no ha sido inútil: en su interior se ha producido una auténtica revolución afectiva y política, que cambiará el rumbo de su desangelada vida.

Marcela Serrano ha escrito una novela de denuncia social con ingredientes de la novela política y amorosa. El cóctel resulta difícil de ensamblar, y ni el conflicto interior de Camila, ni la descripción de la realidad político-social de Chiapas tienen suficiente credibilidad. Lo más endeble es el esquematismo con que la autora afronta los hechos y el didactismo moralizante con el que defiende sus puntos de vista. La mayoría de los personajes son de cartón piedra, sobre todo Reina. Las dificultades amorosas de Camila, en el contexto de la narrativa de Marcela Serrano, sólo tienen una salida: la separación de su marido y la búsqueda de una nueva relación. Para intentar dotar a la novela de mayor profundidad, se incluyen reflexiones sobre el movimiento zapatista, que idealizan la imagen de su líder, el subcomandante Marcos.

Ángel Amador