Lluvia negra

Libros del Asteroide. Barcelona (2007). 408 págs. 21,95 €. Traducción: Pedro Tena.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En 1965, el novelista japonés Masuji Ibuse (1989-1993), en la cima de su carrera literaria, publicó por entregas en la revista Shincho este relato sobre la devastación provocada por la bomba atómica el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima. Al año siguiente la publicó como libro. En 1989 apareció su versión cinematográfica.

Ibuse nació en el pueblo de Kamo, cercano a Hiroshima. Vivió el estallido de la bomba atómica y el final de la guerra precisamente en su localidad natal. De manera trágica, contempló las consecuencias de todo lo que sucedió en Hiroshima los días posteriores a la bomba atómica, sucesos que le inspiraron esta novela que cuenta, entre otras muchas cosas, la posterior discriminación que sufrieron los enfermos y los afectados por la lluvia negra.

Yasuko es una joven que vive en Kobatake con sus tíos Shigematsu y Shigeko. Soltera, los pocos pretendientes que tiene investigan los efectos que ha podido provocar en ella el estallido de la bomba atómica. Sus tíos deciden escribir un diario con el relato de aquellos días para que lo puedan conocer sus pretendientes.

Gracias a la narración que escribe Shigematsu, a la que se entrega en cuerpo y alma, conocemos multitud de sucesos, de pequeñas historias, de grandes dramas que afectaron a miles y miles de víctimas. Todos emprenden una huida alocada hacia ningún sitio, pues lo que encuentran a su paso es la desolación más absoluta. Como escribe la propia Yasuko en una anotación de su diario al día siguiente: “Hiroshima es una ciudad abrasada, una ciudad de cenizas, de muerte, de destrucción”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares