Sugerencias de literatura infantil y juvenil (Verano 2010)

Las vacaciones son una buena ocasión para que los chicos descubran el gozo de la lectura no obligatoria. Nuestra selección de títulos para el verano de 2010 ofrece sugerencias para las distintas edades.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email


ÁLBUMES ILUSTRADOS PARA PEQUEÑOS

Rana, ¿dónde estás? (Mercer Mayer)
Los Cuatro Azules. Madrid (2009). 32 págs.

Álbum sin palabras que prolongó la historia de Un niño, un perro y una rana. Esta vez la rana huye por la noche de la habitación del niño y, a la mañana siguiente, el niño y el perro salen a buscarla, y sufren toda clase de contratiempos hasta que la encuentran. Tiene las mismas cualidades del primero -dibujos estupendos bien secuenciados y argumento simpático, aunque no tanto como el primero-, y precede a más libros con los mismos personajes.


El gran bostezo (Sonja Bougaeva)
Océano travesía. Barcelona (2009). 28 págs. Traducción: Gonzalo Vélez y Leónidas Rugioso.

Divertido álbum bedtime. Excepto al comienzo y al final, donde se ve a un padre y a su hijo, en las demás páginas derechas se ven escenas con lo que los animales están haciendo a las ocho -tigres que juegan al ajedrez, cisnes que bailan, cerdos que comen, cocodrilos que hacen distintas cosas, burros que leen un cuento…-, y, luego, en la página siguiente, bosteeeeeezan.

El texto, en verso, va en las páginas izquierdas. La idea es excelente. Las ilustraciones son humorísticas y, en ellas, abundan los detalles graciosos en los que fijarse, ya desde la portada en la que los animales llevan, cada uno, algo debajo del brazo. La estructura del álbum, una suma de minirrelatos de dos páginas, es sencilla y eficaz.


Ladrón de gallinas (Béatrice Rodríguez)
Libros del Zorro Rojo. Barcelona (2009). 32 págs.

Álbum sin palabras con un final inesperado. Cuando un zorro rapta a una gallina y huye con ella, el oso, el conejo y el gallo salen en su persecución, día y noche, por valles y bosques, a través del mar y del desierto, hasta que al fin, extenuados, le encuentran en su guarida.

La historia es divertida y, sobre todo, está bien contada. El formato apaisado va muy bien con el tipo de argumento de persecución.


NO (Claudia Rueda)
Océano Travesía. Barcelona (2009). 36 págs.

Extraordinario álbum. Un osito no quiere hacer caso al mandato de su madre de que ha llegado el momento de hibernar; a cada frase de su madre responde: no tengo sueño, no tengo frío, tengo nueces…; y cuando su madre le dice que «habrá mucha nieve», responde con un «me encanta la nieve», etc.; hasta que…

Relato que describe bien el comportamiento del niño, desde la desobediencia repetida inicial hasta su autojustificación final. Las ilustraciones están bien compuestas. Los personajes son imágenes sencillas, casi sólo siluetas en colores planos. Las páginas están plastificadas para resaltar el brillo de la nieve, que va en aumento con el transcurso de la historia. Las palabras del texto son las indispensables y cambian de tipografía en el momento apropiado.


ÁLBUMES ILUSTRADOS PARA PRIMEROS LECTORES

¡Atrévete, Bruno! (Rocío Martínez)
Almadraba. Bilbao (2009). 28 págs.

Bruno es un pequeño lobo con antepasados ilustres: su tatarabuelo fue el lobo que se comió a las cabritillas, su bisabuelo el que se comió a Caperucita y su abuela, y su abuelo el de los tres cerditos. Su hermana mayor intenta que Bruno sea un lobo feroz pero, cuando Bruno prueba, ni con el oso ni con la mofeta es capaz de gruñir como es debido. Total, lo llevan a la doctora Ardilla.

Relato bienhumorado. Está bien organizado gráficamente: con ilustraciones a doble página para comenzar cada uno de los pasos de la historia, y con ilustraciones pequeñas recuadradas o no según lo que se cuenta. Se podría calificar de psicoliteratura pues trata sobre un conflicto educativo y de crecimiento, pero es mejor verlo como lo que es: un relato amable que además pide conocer antes varios cuentos populares.


El tigre y el gato (Eitaro Oshima)
Corimbo. Barcelona (2010). 36 págs. Traducción: Rafael Ros.

Relato que cuenta de dónde procede la enemistad entre los tigres y los gatos, y por qué los gatos prefieren vivir en las casas y los tigres en las profundidades de los bosques. Un tigre tontorrón que no sabía cazar pide consejo y enseñanzas a un gato habilísimo que, pacientemente, le enseña cómo acercarse a una presa, cómo correr velozmente, cómo saltar desde lugares elevados…

El álbum narra bien la historia, se apoya en unos buenos dibujos, distribuye bien los textos en unas ilustraciones que siguen la secuencia señalada por el argumento. Para el lector occidental son graciosos unos animales completamente realistas pero vestidos con quimonos y un gato que, cuando cierra los ojos, los tiene rasgados.


ÁLBUMES ILUSTRADOS PARA LECTORES ALGO MÁS MAYORES

El pequeño tigre rugidor (Reiner Zimnik)
Kalandraka. Sevilla (2009). 68 págs. Traducción: Maruxa Zaera.

Historia sobre un protagonista joven que abandona su casa para salir a un mundo diferente. En este caso el pequeño tigre, tan acostumbrado a que unos habitantes del bosque de Sosnovia le miraran con simpatía y otros se asustaran de su rugido, prueba fortuna fuera; pero su encuentro con una banda de ladrones le hará darse cuenta de que, lejos de su ambiente, las cosas son distintas.

Se plantean de modo amable las dificultades del protagonista y su aprendizaje de cómo funcionan algunas cosas en el mundo. Es un relato ameno porque los lectores quedan atrapados por saber cómo acabarán las andanzas del pequeño tigre. Es visualmente divertido, porque los dibujos a plumilla de Zimnik transmiten simpatía, son sugerentes y complementan bien la narración.


El rey y el mar (Heinz Janisch)
Lóguez. Salamanca (2009). 48 págs. Traducción: L. Rodríguez López.

Veintiuna historias muy cortas con el mismo protagonista y parecidas reflexiones. La primera es «El rey y el mar», y todas las demás se titulan igual: «El rey y la gata», y el árbol, y la ardilla, y el perro, y la noche, y la estrella, y la sal, etc. Entre el rey y sus interlocutores hay diálogos en los que el rey aprende algo: se da más cuenta de sus limitaciones y, en general, reconoce mejor algún aspecto de la realidad.

Es un libro reflexivo que habla de tener una relación cordial con el entorno y de abandonar cualquier pretensión de ser uno mismo el centro del universo. Habrá lectores niños que lo apreciarán pero, sobre todo, lo harán más los lectores algo mayores y los adultos.


De otra manera (Mónica Gutiérrez Serna)
Thule. Barcelona (2009). 28 págs.

Álbum que intenta recoger emociones cotidianas. En cada doble página un breve texto poético en primera persona se corresponde con una ilustración. Las escenas se agrupan de dos en dos: la narradora dice algo que le atemoriza primero, como el miedo a la oscuridad, y luego lo presenta de otro modo más positivo, como la satisfacción cuando llega la mañana. Las excelentes ilustraciones, modernas sin estridencias, son dibujos realistas de la niña protagonista contra un fondo, normalmente de papeles pintados, que sugieren los escenarios.

Sin énfasis ni simbolismos excesivos, con calidez y claridad, los textos describen inquietudes interiores reconocibles.


NARRATIVA PARA NIÑOS

Se vende mamá (Care Santos)
SM. Madrid (2009). 129 págs.

Divertido libro cuyo protagonista es un excepcional narrador. Óscar, de ocho años y medio, desea cambiar a su mamá por otra pues está cansado de que la suya le diga tantas veces que ha de ser responsable y de que no le deje hacer muchas cosas que le apetecen. Además, desde que apareció en escena El Garbanzo, su hermano pequeño, su relación con ella ya no es la misma. Con ayuda de su amiga Nora, hija de un famoso presentador de televisión, pone un anuncio en internet: «Se vende mamá».

A través de lo que cuenta Óscar quedan claras algunas preocupaciones interiores de los niños, y su necesidad de una vida familiar ordenada. Están bien hilados los enredos que se suceden y abundan los golpes excelentes: unos por la indecisión del narrador, otros por su capacidad para encontrar imágenes plásticas, otros por el recurso al humor hiperbólico.


Un oso llamado Paddington (Michael Bond)
Noguer. Barcelona (2009). Edición 50 aniversario. 144 págs.

Reedición de un relato infantil muy popular sobre un oso procedente de Perú que los Brown encuentran en la estación de Paddington cuando van a esperar a su hija Judy. Los Brown se lo llevan a su casa, con el alborozo de sus hijos Judy y Jonathan. El oso se adapta bien a la vida familiar y vecinal de los Brown: viaja en metro, va de compras, lo llevan al teatro, a la playa, etc. Y siempre ocurren cosas: «soy de esa clase de osos», según el mismo Paddington, un oso amable y respetuoso que se comporta como un niño a cuyo alrededor se multiplican las travesuras inconscientes, algunas debidas a su entusiasmo por la mermelada y toda clase de productos dulces.

El estilo de Bond es fluido y capaz de arrancar la risa en algunas escenas, y una leve sonrisa en los comentarios del narrador: «una ventaja de ser un oso muy pequeño en una cama muy grande era que había mucho sitio», ese tipo de humor suave.


Rita y el secreto de la piedra negra (Mikel Valverde)
MacMillan. Madrid (2009). 300 págs.

Rita, diez años, está con su tío Daniel en una expedición arqueológica en Libia. A partir de que a un chico del grupo le pica una serpiente, Rita, su tío, el profesor Visconti y el libio Nadim, acaban viajando por distintos países africanos en busca de unas misteriosas piedras negras. A todo esto, como a Rita le roban la cámara de fotos, se pasa todo el viaje haciendo dibujos: el libro incluye su cuaderno de viaje con ellos.

Relato extenso y ameno. Los muchos y magníficos dibujos añaden más sabor «tintinesco» a una historia con algunos elementos argumentales de las clásicas aventuras africanas de Rider Haggard. A Rita, una chica espabilada y audaz, se le coge simpatía también por su aspecto tan decidido y activo en las ilustraciones. El lenguaje es claro y recurre a expresiones coloquiales de ahora.


Boris (Jaap ter Haar)
Noguer. Barcelona (2009). 144 págs. Traducción: Adriana Matons de Malagrida.

Leningrado, diciembre de 1942. Boris, doce años, pierde a su padre. Su madre, apoyada por el tío Vania, quiere que Boris se vaya de la ciudad. Ante sus protestas le dicen que «en tiempo de guerra nadie hace lo que quiere». Para evitarlo, Boris intenta conseguir comida junto con su amiga Nadia, dos años mayor que él. En su arriesgada expedición entran en contacto con soldados alemanes.

El sufrimiento en la situación límite que viven Boris, Nadia y sus familias, está narrado con sobriedad. El autor integra con acierto los recuerdos y los ensueños de Boris en el transcurso de la acción. El relato muestra la maduración de Boris en esas circunstancias duras: los consejos que recuerda de su padre fallecido encienden su coraje y su esperanza; los sucesos que vive le conducen a superar el odio y alcanzar una comprensión más profunda de la vida.


ÁLBUMES ILUSTRADOS PARA JÓVENES

El muro. Crecer tras el telón de acero (Peter Sís)
Norma. Barcelona (2009). 50 págs. Traducción: Arnau París Rousset.

El autor, de origen checo pero afincado en los Estados Unidos desde mediados de los años ochenta, es un gran ilustrador y autor de álbumes, unos con relatos y otros de carácter informativo. El muro es un álbum autobiográfico de infancia y juventud, con recuerdos y explicaciones de sus años en la Chequia controlada por la Unión Soviética.

Es un gran álbum aunque, a priori poco atractivo para lectores niños: por un lado, contiene comentarios y referencias visuales propios de la historia y la cultura de la época; por otro, todo él es en blanco y negro, con toques rojos en los símbolos comunistas, salvo en las ilustraciones que va pintando el autor ya desde niño, donde sí van asomando los colores.


La noche estrellada (Jimmy Liao)
Barbara Fiore. Granada (2010). 128 págs. Traducción: Jordi Ainaud i Escudero.

Álbum ilustrado extenso, de grandísima categoría gráfica. En primera persona, una chica habla pensativamente de su mundo interior, marcado por la falta de verdadero afecto de sus padres en contraste con el recuerdo de sus abuelos, y de su relación con un chico vecino, nuevo en el barrio y en el colegio, y también solitario porque sus padres están lejos, y porque algunos compañeros le maltratan.

La historia está bien y, además, tiene momentos sensacionales, como cuando la chica entra en acción para defender a su amigo de unos compañeros que abusaban de él, o el último paso del descubrimiento que hace del entusiasmo del chico por las ballenas. Pero todas las escenas, de la ciudad o del campo, son excelentes. Abundan las referencias pictóricas -el mismo título se refiere a un cuadro de Van Gogh-.


NARRATIVA JUVENIL

OK, señor Foster (Eliacer Cansino)

Edelvives. Zaragoza (2009). 196 págs.

 

Años sesenta. Perico, huérfano de madre, vive con su padre en Umbría (Huelva). Pierde un billete que le da su padre para pagar la licencia de pesca y, como descubre un fajo de billetes en “El Rey de Oporto”, un barco nuevo de unos portugueses, coge uno para remediar el entuerto. En el proceso de intentar volver atrás y confesar la verdad, Perico acaba descubriendo quiénes son el misterioso señor Foster, un inglés fotógrafo de la naturaleza, e Ismael, un viejo talabartero que lleva una vida solitaria.

El narrador perfila lo justo a los personajes y sus relaciones, engarza bien los sucesos del presente con los del pasado de la comarca, y sabe hacer notar al lector el peso de los dilemas que se plantean al protagonista.


El usurpador del Imperio (Rosemary Sutcliff)
Plataforma. Barcelona (2010). 314 págs. Traducción: Francisco García Lorenzana.

Novela que continúa El Águila de la Novela Legión y que precede a Aquila, el último romano. La acción ocurre un siglo después de la primera novela.

Cuando en Britania gobierna el emperador Carausio, un joven ayudante de cirujano llamado Justino, de origen britano pero que había estado fuera muchos años, es destinado de nuevo a su tierra. Nada más llegar se hace amigo de un joven centurión, Marcelo Flavio Aquila, que resulta ser su primo. Ambos descubren accidentalmente que Alecto, el hombre de confianza de Carausio, planea derrocarlo y está en tratos con tribus sajonas que desean invadir la isla.

Novela bien escrita y bien construida. La autora conduce ágilmente la acción, perfila bien a sus personajes, construye buenos diálogos y presenta con cuidado minucioso el marco histórico. La edición tiene algunas erratas y el título castellano no se corresponde con el original.


Montañas como islas (Forrest Carter)
Duomo nefelibata. Barcelona (2009). 286 págs. Traducción: José Luis López Muñoz.

Reedición de un libro que había sido publicado antes en castellano con el título La estrella de los cheroquis.

Años treinta, durante la Ley Seca. Cuando tiene cinco años y se queda huérfano, Pequeño Árbol se va a vivir con sus abuelos cheroquis a los Montes Apalaches (Tennessee). Cuando ha pasado ya tiempo pero con la perspectiva ingenua del niño que era entonces, él mismo narra lo que sucedió, sobre todo, hasta que cumplió siete años. El abuelo le enseña a relacionarse con la naturaleza tal como lo hacen los cheroquis, y le habla de la importancia de tener un oficio como el suyo, de fabricante de whisky…

Están bien dibujados los personajes. El tono ingenuo del narrador es simpático y sirve para justificar incluso el desaliño de algunos comentarios. Las descripciones de la vida en la naturaleza son normalmente sobrias y claras. La historia presenta el atractivo de una educación basada en una transmisión de conocimientos directa y continua -como la del artesano que comunica su oficio-, e impartida con una enorme generosidad -el lector puede apreciar la dedicación de los abuelos mucho más de lo que parece hacerlo el narrador-.


El maestro de las Burujas: alquimia y arte culinario en una mágica novela de Zamonia (Walter Moers)
Maeva. Madrid (2009). 383 págs. Traducción: Rosa Pilar Blanco.

Novela imposible de resumir, como imaginará quien haya leído las anteriores novelas del autor.

Al principio el narrador nos sitúa en Sledwaya, la ciudad más enferma de toda Zamonia, y presenta a los protagonistas: Eco -un gato que tiene la capacidad de hablar con cualquier ser vivo- está muriéndose de hambre después de la muerte de su dueña y accede al trato que le propone Eisspin, el Maestre de Burujas -toda ciudad de Zamonia tiene un Maestre de Burujas-. El trato es ser cebado con los alimentos más exquisitos y tratado a cuerpo de rey durante un año para que luego Eisspin pueda usar su manteca y sus órganos en experimentos alquímicos.

Abundan los personajes singulares y los comentarios graciosos, algunos muy elaborados. Aunque no es lo más importante, porque el atractivo del libro para sus lectores naturales son las muchísimas digresiones y derivaciones, el argumento tiene cierta tensión: ¿se librará Eco del diabólico Eisspin?


La última bruja de Trasmoz (César Fernández)
La Galera. Barcelona (2009). 183 págs.

Novela que conecta con el lector joven por su intriga, en especial con la querencia natural de muchos por los relatos de miedo, y conduce a la lectura de un clásico como Bécquer, pues todo está basado en un episodio de su vida y abundan las referencias a sus leyendas.

Su protagonista es Emilio, un joven programador informático, descendiente de Bécquer, que tiene unos sueños misteriosos y está insatisfecho en su trabajo. Decide abandonarlo e, igual que su antepasado pasó un tiempo en el monasterio de Veruela para escribir leyendas sobre esos parajes, se va unos días a la hospedería de un monasterio cercano para poner en orden sus ideas y, tal vez, escribir una novela.

Algunas motivaciones podrían ser más convincentes y algunos aspectos formales del texto más cuidados. Pero el hecho es que la narración atrapa y el lector desea saber cómo acabará todo, al margen de que funciona muy bien la integración de los pasajes de relatos de Bécquer en la historia.