aquetaciÛn 1

Línea discontinua

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNValencia (2021)

Nº PÁGINAS64 págs.

PRECIO PAPEL15 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

José Manuel Mora-Fandos es doctor en Filología Inglesa y profesor de Literatura y de Escritura Creativa en la Universidad Complutense. Línea discontinua es su segundo poemario. Además de autor de varios ensayos (Leer o no leer, Tan bella, tan cerca) y de relatos, es traductor y editor de obras de destacados escritores como Keats, Belloc, Wordsworth, Henry James…

Los poemas de este libro, más bien breves, se agrupan en seis secciones más uno final, a modo de epílogo, inspirado en Horacio. En “Historia contemporánea”, se reúnen cinco poemas que paradójicamente tratan sobre el mundo clásico grecolatino. Parece significativo que el primero, sobre Medea, esté dedicado a sus alumnos, un buen aviso para caminantes, con el que se marca el rumbo del libro. “Cuadros y paisajes” lo forman nueve poemas, en los que los recuerdos de algunos viajes y sucesos se reviven bien con el contacto con la naturaleza bien con la contemplación de alguna obra de arte (música, pintura). “Otoño”, uno de los poemas de esta sección, es uno de los mejores del poemario (“Que diga la montaña su palabra, // el arce sus acentos, su silencio”...).

“Miniaturas” lo forman cinco poemas muy breves, que nos acercan al haiku y al aforismo (“Volví a mirar la rosa // hasta que dijo // soy nueva”). Los siete poemas de “Presencias” reflejan escenas cotidianas y el quehacer del poeta, a la búsqueda de la palabra exacta. Esto se completa con los dos poemas de la siguiente sección, “Consejos a un poeta (aún más) joven”, un guiño un tanto irónico a Rilke. En los tres poemas de Canciones, hay un original acercamiento a la lírica tradicional.

Aunque predomina sobre todo el verso libre, con uso frecuente de endecasílabos, el ritmo está cuidado en cada poema, así como las imágenes con las que sorprende al lector y que son una invitación a mirar de un modo reposado las realidades tanto interiores como exteriores (“Las encinas que digan sus inciensos; las casas de madera untada // de luz vencida”).

Línea discontinua es un poemario largamente elaborado, que transmite serenidad, emoción contenida, profunda, y una invitación a la contemplación, a la reflexión, al encuentro con la belleza, tanto a través de la cultura como de las vivencias cotidianas.