Lejos del mundanal ruido

Alba.
Barcelona (2002).
579 págs.
28,20 €.
Traducción: Catalina Martínez.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Quizás sea esta la novela más perfecta del premio Nobel inglés Thomas Hardy (1840-1928), que se reedita con mimo y una excelente traducción.

La inclinación connatural de la literatura anglosajona a convertir los relatos en festivales perceptivos de matices y agudezas brilla en las peripecias de Bathsheba Everdene, una hermosa y joven propietaria rural. Tiene Hardy un excelente dominio en sus acotaciones y glosas sobre el comportamiento de sus esmeradamente construidos personajes victorianos. Si en otras novelas de Hardy (ver servicios 42/99 y 74/99) la urdimbre del drama moral se resiente por cierta premiosidad, Lejos del mundanal ruido apenas tiene desfallecimientos. El cuidado de Hardy en el dibujo de campos, graneros, rebaños y personas (“la joven apareció con su nuevo traje de montar, de color verde mirto, ceñido en la cintura como la cáscara ciñe su fruto”) parece herencia de su dedicación a la arquitectura, que ejerció hasta los 32 años.

El lector que quiera saber qué es eso de acariciar a los personajes, encontrará en la novela de Hardy una paternidad literaria llena de amabilidad que le lleva a escribir cosas tan inteligentemente compasivas como que “las mujeres nunca se cansan de lamentar la inconstancia de los hombres en el amor, y sin embargo desprecian su constancia”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares