Las horas distantes

Suma de letras.
Madrid (2012).
632 págs.
21 €.
Traducción: Carlos Schroeder.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El éxito de La casa de Riverton (2007) y, sobre todo, de El jardín olvidado (2008, más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo) ha hecho reincidir a la australiana Kate Morton (1976) en una fórmula que le está funcionando: largas historias románticas de época con toques góticos. Misterio, atención a los sentimientos, intensas relaciones familiares y amores apasionados. Siempre varias mujeres como protagonistas, Gran Bretaña como atmósfera y amplios arcos de tiempo en los que desenvolver a fondo las tramas.

El elemento gótico, además de por el misterio, viene servido por la presencia de castillos (naturalmente con pasadizos, preferiblemente secretos) y fantasmas (en su versión realista: presencia de recuerdos). Secretos, mansiones, nostalgias y recuerdos. Morton ha explicado que le obsesiona el peso del pasado y su relación con el presente y nunca olvida recordar la patria literaria victoriana a la que pertenece. Toda la propaganda la relaciona siempre con las Brönte, Dickens e incluso Austen, como para convencer al lector algo más exigente de que no está ante simples best-seller de moda.

Lo cierto es que sus libros no están mal, sin ser sobresalientes. En el último, en concreto, se cuenta desde el presente la historia de tres hermanas y de una joven (ahora madre de la narradora) que pasó con ellas un año en la segunda guerra mundial. Viven en el castillo de Mildehurst, Kent. Hay una carta perdida que llega a su destino cuarenta años después, un corazón roto y una mente extraviada. Más de un misterio y un giro final de cierre.

La prosa de Morton es prolija y exuberante y su mirada detallista y exhaustiva, sobre todo para las emociones. El laberinto de tramas, algo más retorcido y oscuro que en las anteriores novelas, no llega a aturdir pero se hace algo cansado. La escritora busca un lector cómplice que se entregue a una historia de la que va a tener los más mínimos detalles. Y está encontrando muchos.