Las Historias Naturales

Juan Perucho

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Edhasa. Barcelona (2003). 284 págs. 18 €.

El pasado 28 de octubre, Juan Perucho falleció en Barcelona, donde había nacido en 1920. Premio Nacional de las Letras Españolas en 2002, su obra ha sido traducida a numerosos idiomas. Gran poeta y excelente narrador, escribió en catalán y se ocupó también de las versiones al castellano de sus obras. Juan Perucho ejerció de juez, lo que le permitió una gran independencia como escritor. Era una persona de gran erudición, coleccionista, bibliófilo, gourmet, experto en arte, columnista en periódicos y revistas.

“Los hechos cotidianos son demasiado vulgares. Por este motivo, he intentado reivindicar la irracionalidad de la literatura”, manifestó en una entrevista. En 1996, con el título de Fabulaciones, se reunieron sus relatos breves, de temas muy variados y de notable calidad. Los títulos de otras obras en prosa, como Libro de caballerías, Las aventuras del caballero Kosmas, La guerra de la Conxinxina, Los emperadores de Abisinia…, nos remiten a hechos y ambientes legendarios, fantásticos, quiméricos. Su literatura se emparenta con la de Álvaro Cunqueiro, con la de Italo Calvino o con la de Jorge Luis Borges, entre otros.

Se reedita ahora Las Historias Naturales, uno de sus mejores libros en prosa, publicado en 1960. En aquellos años de predominio del realismo, supuso un choque que no todos valoraron, pero el tiempo suele colocar los libros en su sitio, y la calidad y la originalidad de la obra de Perucho hoy están fuera de toda duda. Las Historias Naturales, como afirma Carlos Pujol en el prólogo, es una de las novelas más importantes de la literatura española de la segunda mitad del siglo pasado.

Perucho reacciona contra el realismo dominante y la mediocridad con esta novela magníficamente ambientada en Cataluña en el siglo XIX, a través de las aventuras de Antonio de Monpalau, un científico que ha de enfrentarse a los estragos de un vampiro en un pueblo de Tarragona, con el trasfondo de las guerras carlistas. No falta el toque romántico y amoroso para completar una trama muy bien desarrollada y escrita con una calidad literaria sobresaliente. Fantasía y realidad, idealismo e ironía -el humor es muy importante en la obra de Perucho-, lirismo y costumbrismo conviven armónicamente en esta novela, cuyos personajes resultan cercanos por su nobleza y humanidad. Además, es un recorrido fascinante por las tierras y por la cultura catalanas.

Luis Ramoneda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares