Las confesiones de un italiano

Acantilado. Barcelona (2008). 1.104 págs. 33 . Traducción: José Ramón Monreal.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Bajo la forma de una autobiografía, Nievo redacta una obra literaria extraordinaria, a la altura de las grandes novelas del siglo XIX. Carlo Altoviti es un noble veneciano que examina su vida, sus amistades, su amor por Pisana y la sociedad de su momento desde 1780 hasta 1855. Al igual que esas novelas paradigmáticas para el género, Nievo elabora una narración totalizante en la que nada escapa a la consideración de Carlo y en la que hay un ir y venir de lo concreto de la vida de Carlo en su castillo, en sus andanzas y en sus amores, a lo general de la sociedad veneciana, de Italia y de Europa.

Como todo clásico, Las confesiones de un italiano muestra las constantes de la condición humana en un modelo concreto de hombre moral, de profundas convicciones -Carlo- y en una mujer voluble, liberal e impredecible, Pisana. El apasionado carácter de Altoviti se equilibra con su ecuanimidad y equilibrado juicio ante los convulsos acontecimientos en los que se ve envuelto. La relación entre Carlo y Pisana recuerda a tantos otros modelos análogos de las mejores novelas europeas, desde Dulcinea a la Beatriz de Dante, muy citado en esta novela.

Los diálogos, jugosos y en ocasiones pícaros, se conjugan con discursos reflexivos: todo ello muestra un grandioso fresco histórico del cambio sociopolítico que se produce en Italia y en toda Europa a finales del XVIII. Como señala Magris en la presentación, se retrata el final del viejo mundo o ancien régime, identificado sobre todo con la venerable y decrépita República de Venecia, los trastornos de la época revolucionaria y napoleónica, la Restauración y los fermentos de la unidad nacional italiana.

La novela tiene múltiples registros, y una amplia galería de personajes tan bien trazados que resultan próximos al lector. Nada hay de rebuscado o pomposo y, aunque la narración es a veces exuberante y algo prolija, su manera de mostrar el intenso modo de vivir y de interpretar los cambios que llevan a la madurez de un hombre y a la formación de una nueva conciencia social y política, compensan sus digresiones.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares